Miércoles 02 de marzo del 2005

Este contenido fue publicado el 07 marzo 2005 - 13:05

El 'Señor precios' desenvaina la espada. El costo de la vida dentro de sus grandes ciudades hace de Suiza el país más caro del mundo, situación que explica la pobre competencia empresarial. El ombudsman helvético de los precios se rehúsa a ser espectador y presenta propuestas liberales que causan polémica incluso entre sus colegas socialistas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo