Navigation

Keystone / Eddy Risch

En Suiza, hay una infinidad de seguros que cubren prácticamente todas las situaciones de riesgo. Sin embargo, algunos son obligatorios y pueden tener mucho peso en el presupuesto familiar.

Este contenido fue publicado el 04 agosto 2022 - 11:54

Los hogares suizos gastan en torno al 10 % de sus ingresos en primas de seguros. Una parte de esta protección contra las contingencias es obligatoria y otra se recomienda encarecidamente en determinadas circunstancias.

Seguro médico

Por ley, todas las personas que viven en Suiza deben tener un seguro de enfermedad básico que cubra la mayoría de los problemas de salud: desde el parto hasta las visitas médicas y las enfermedades graves. La mayoría de los medicamentos recetados están cubiertos.

Cualquier persona que se traslade a vivir a Suiza debe contratar un seguro en los tres meses siguientes a su llegada. Y, aunque el acceso a la asistencia es el mismo, se puede elegir entre distintas compañías de seguros médicos privados y distintos modelos de financiación.

La prima mensual es fija y no depende ni de los ingresos ni de los medios económicos con que cuente la familia. Si el coste del seguro es demasiado elevado, se puede solicitar una ayuda (subsidio) al cantón de residencia.

El seguro médico básico no reembolsa el coste total de la asistencia sanitaria. La persona asegurada debe pagar de su bolsillo una cantidad fija anual (la franquicia), así como el 10 % de los gastos que superen dicha cantidad (la contribución).

La franquicia estándar ronda los 300 francos, pero las personas sanas suelen elegir una franquicia mayor para así reducir sus primas mensuales. También se puede reducir el coste del seguro aceptando ciertas limitaciones, como pasar por un centro de llamadas antes de cada consulta, comprar medicamentos solo en determinadas farmacias, etc.

Las primas del seguro de enfermedad varían de un cantón a otro y de una compañía de seguros a otra; y casi todos los años aumentan. Se puede comparar el precio de las primas futuras y cambiar de compañía de seguros una vez al año.

Hay muchos seguros complementarios opcionales que cubren —por ejemplo— la atención dental, los problemas de visión o los imprevistos en los viajes al extranjero.

Seguro contra accidentes

Las personas que trabajan por cuenta ajena están aseguradas automáticamente por su empresa contra los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales. Si trabajan más de 8 horas semanales para la misma empresa, también están aseguradas contra los accidentes no laborales. Esto también se aplica a personas becarias, aprendices, personas desempleadas, o quienes trabajan en casa o son empleadas de hogar.   

Amas y amos de casa, niños, estudiantes y pensionistas deben contratar un seguro de accidentes a través de su seguro médico básico. Las personas autónomas no están obligadas a contratar este seguro de accidentes.

Seguro de responsabilidad civil

Quienes conducen coches, motos o bicicletas eléctricas deben tener un seguro de responsabilidad civil específico para vehículos a motor que asegure los daños causados a terceros. Este seguro se puede ampliar para que también cubra los daños del propio vehículo. Para comprar vehículos de leasing se exige un “seguro a todo riesgo”.

En principio, el seguro de responsabilidad civil general, que incluye todos los daños causados a terceros es opcional. Sin embargo, generalmente se exige cuando se alquila una vivienda y es obligatorio en la mayoría de los cantones si se tiene perros.

Las tarifas varían considerablemente en función del importe asegurado, la franquicia y los riesgos incluidos en el contrato. Al seguro de responsabilidad civil se le pueden añadir opciones para que proteja los daños causados al conducir vehículos de terceros o aficiones especiales como la caza y el aeromodelismo.

Seguro de hogar

El seguro del hogar cubre los daños de todos los bienes personales que se encuentran en la vivienda, como los muebles, el televisor o la ropa. Entra en juego en caso de robo, incendio o daños por agua. Es decir, cuando se trata de una causa externa.

El seguro del hogar no es obligatorio; excepto en algunos cantones que exigen que todo el mundo esté asegurado contra incendios y riesgos naturales. Se pueden añadir opciones para asegurar los daños causados por los miembros del hogar o el robo fuera de casa.


En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?