Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Construir más prisiones no significa vaciar otras"

En algunas celdas de Champ-Dollon, diseñadas para tres reos, cohabitan actualmente cinco.

(swissinfo.ch)

El reclusorio más poblado de Suiza, el de Champ-Dollon, continúa repleto y los problemas persisten, pese a la construcción de una nueva prisión en sus cercanías.

La cárcel Champ-Dollon fue edificada en 1977 para mantener dentro de sus muros a 270 personas. Hoy día son 450.

De acuerdo a los críticos, la sobrepoblación ha provocado consecuencias negativas en las condiciones de vida de los detenidos: insuficiente higiene y promiscuidad. Además, la atención legal y de salud se ha deteriorado e, incluso, -argumentan- se pone en peligro la seguridad.

En esas condiciones resulta difícil separar a las diversas categorías de detenidos. A esto se suma que ante el exceso de detenidos se reducen las posibilidades de ocupación. La mayoría de los reclusos pasan casi las 24 horas del día en sus celdas, que comparten hasta con 4 personas.

El año pasado, un informe criticó intensamente las condiciones de Champ-Dollon, denunciando que las instalaciones son insuficientes y que el periodo de las detenciones preventivas es demasiado largo.

Los autores del documento fueron expertos encomendados por el Parlamento cantonal de Ginebra. La tarea se llevó a cabo tras un motín en ese reclusorio, ocurrido en 2006. Doscientos presos amenazaron con hacer huelga de hambre alegando brutalidad por parte de la policía y lentitud de la justicia.

Damian Scalia, miembro del comité penitenciario de la Liga Suiza de Derechos Humanos, critica la falta de progresos para reducir el problema de sobrepoblación carcelaria en Champ-Dollon, entre otros puntos.

"Nada ha cambiado en los últimos dos años y medio", menciona a swissinfo. "Se nos dijo que la nueva cárcel cercana, La Brenaz, reduciría la cifra de reos en Champ-Dollon a menos de 400. Ahora La Brenaz está llena y en Champ-Dollon siguen más de 450 presos".

¿Tiempo de activar las sirenas de alarma?

El nuevo director de Champ-Dollon, Constantin Franziskakis, que inició su función el 1° de mayo pasado, está familiarizado con el problema. Estuvo a cargo de la prisión en el binomio 2000-2001, y después ocupó el puesto de la Oficina de Centros Penitenciarios y de Detención de Ginebra.

"Sonamos las sirenas de alarma cuando alcanzamos los 350 presos en esta cárcel, pero hoy son 450 y somos menos alarmistas que entonces, hace 8 años. Pero esto no significa que la situación sea menos difícil para los prisioneros y para el personal", dice impasible Franziskakis.

"La realidad es que tenemos una prisión que cuenta con entre 450 y 500 detenidos. No se puede hacer nada. Hay que seguir trabajando. No vale la pena quejarse de modo permanente, pues esto no cambia nada".

El director de 45 años de edad busca, en lo posible, mantener un alto nivel en el servicio de la cárcel a su cargo. "Pero puedo vivir con ello cuando comparo nuestra situación con la que hay en otros países". E insiste en que la nueva prisión de La Brenaz ha traído "importantes cambios en las condiciones de los reos".

"Política represiva"

Franziskakis no quiere profundizar sobre las causas de la sobrepoblación carcelaria en Champ-Dollon. "No está dentro de mis competencias. Un funcionario no debe comentar las causas de ello, sino superar las repercusiones que provoca", subraya.

Los críticos dicen que Ginebra está llena de contradicciones en la administración de sus cárceles: recluye a detractores, pero y no quiere confrontarse a las consecuencias de esa medida impositiva ni establecer suficientes recursos para actuar.

"El problema no lo provocan las cárceles, sino la política represiva en Ginebra, donde se arresta a cualquiera por cualquier cosa. A esto se suman largos procesos de investigación y el uso rutinario de la detención preventiva, la principal razón de admisión en Champ-Dollon", dice Damian Scalia. "Hay gente en prisión con delitos menores que no debería estar aquí".

"La política penal debe modificarse y la detención no debe ser la única forma de sanción. Debemos introducir opciones, como el servicio comunitario o el brazalete electrónico".

Scalia señala en concreto al fiscal de Ginebra, Daniel Zappelli, reelecto en abril con 60% de los votos, y quien ha establecido el programa de 'tolerancia cero', tratando de disminuir la delincuencia y el narcotráfico.

"No debemos hablar sobre 'cárceles llenas en exceso', sino en la falta de plazas disponibles para la detención", recalcó Zappelli al diario de Ginebra 'Le Temps'.

Más lugar

Tras la edificación de La Brenaz, las autoridades planean implementar un nuevo proyecto de infraestructura carcelaria, con un costo de 70 millones de francos. A finales de este mes de junio, la ciudadanía local lo evaluará en las urnas.

Se trata de una sección de reclusión –denominada 'Curabilis'- para reos con problemas psicológicos, más la construcción de una cocina y un espacio adicional de talleres. Su apertura se planea para el 2010 o el 2011 y permitirá dejar libres 90 plazas en la prisión de Champ-Dollon.

Pero Michel Demierre, empleado de la prisión de Champ-Dollon durante los últimos 27 años, duda de que el nuevo proyecto resuelva el problema de sobrepoblación carcelaria. "Esto no sirve de nada. Si se abren más espacios en las prisiones, pronto se llenarán".

A lo que agrega Damian Scalia: "Aunque la creación de La Brenaz tenía buenas intenciones, los hechos demuestran que la medida no funcionó. Construir más prisiones no significa vaciar otras; la naturaleza no gusta de espacios vacíos".

swissinfo, Simon Bradley, Ginebra
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Datos clave

Hay alrededor de 120 centros de detención en Suiza con capacidad para 6.741 detenidos.

En 2007 se encontraban tras las rejas 5.715 personas (-3% con relación al año precedente).

Las mujeres ocupan el 6% de la población carcelaria; los adolescentes, el 1%.

Más del 80% de los detenidos son extranjeros y la mitad de ellos tienen estancia ilegal en Suiza.

Los extranjeros son objeto de dos tercios de las condenas.

Fin del recuadro


Enlaces

×