Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Especialistas suizos actúan en Nova Friburgo

Soldados rescatan cuerpos en Nova Friburgo, el 19 de enero.

Soldados rescatan cuerpos en Nova Friburgo, el 19 de enero.

(Keystone)

“Establecimos contacto con más de 200 ciudadanos suizos incluidos en la lista del consulado general de Río de Janeiro y podemos decir que todos están sanos y que todo va bien con ellos”.

En medio del profundo sentimiento de dolor que afectó a Nova Friburgo desde que quedó parcialmente destruida, la noticia del especialista helvético, Sebastian Eugster, es un alivio para aquellos que tienen vínculos familiares con la ciudad construida por los colonos suizos en 1819.




























































Eugster es el jefe del equipo de tres expertos de ayuda humanitaria, integrado también por Olivier Lateltin y Roberto Mendéz, del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria enviado a Brasil por el Gobierno suizo para colaborar con el consulado general en el reconocimiento y ayuda a los ciudadanos suizos afectados por la tragedia, además de hacer un evalucación de las necesidades urgentes en las que Suiza podría ayudar a Nova Friburgo.

Misión cumplida
 
“Fueron cinco días de misión en Brasil, trabajamos tres días completos en Nova Friburgo y dos Río de Janeiro, uno para los preparativos iniciales y otro para la realización del informe de la misión”, dijo Eugster en una entrevista exclusiva con swissinfo.ch. Volvieron a Suiza el pasado domingo (23). Ahora el equipo iba a presentar el informe a las autoridades federales: “Los principales objetivos de la misión, ayudar a establecer contacto con todos los suizos de la región y, en segundo lugar, hacer un análisis de las necesidades más urgentes y fijar las posibilidades para prestar apoyo se han cumplido”, señaló Eugster.
 
Según el cónsul general de Suiza en Río de Janeiro, Hans-Ulrich Tanner, la ayuda principal  deberá ser la transferencia de conocimiento para aumentar la capacidad de la Región Serrana de Río (donde está Nova Friburgo) en la prevención y la minimización de los efectos de los desastres naturales de esta magnitud: “Yo creo que Suiza tiene cosas reales que ofrecer en este sentido. Ya hay algunas ideas para el futuro próximo, como participar en un seminario de evaluación que debe ser convocado por las autoridades locales. En este seminario, nuestra intención es poner en práctica la citada cuestión de la transferencia de conocimientos”, destacó.

Eugster coincide con Tanner: “Un punto central en cualquier gestión de riesgos, es que la gente siempre aprende del pasado. Es un aspecto en el que Suiza ha aprendido mucho a lo largo de los años. Tenemos un paisaje similar: hay montañas, bosques, muchas precipitaciones intensas y fuertes lluvias. Aprendimos con destrucciones similares, pero nunca de esta magnitud. Creo que el punto principal es que conocemos la situación y los riesgos”.
 
“Hablamos mucho con los geólogos de Brasil. Ellos están ahora con la identificación de los puntos calientes, los lugares críticos. Necesitamos observar estos lugares, en el caso de que esto suceda de nuevo, con el aumento del conocimiento compartido entre todos se puede alertar a la gente y evacuar a las personas. En general, creo que existe mucha capacidad de previsión y preparación, pero debemos mejorar continuamente este aspecto. Esta es un área en la que Suiza puede ofrecer su experiencia”, razona Eugster.


Autoridades
 
Antes de la llegada del equipo de expertos de Suiza a Nova Friburgo, se produjo una cierta confusión en las autoridades y el alcalde incluso llegó a anunciar que un equipo de 20 especialistas de rescate formados en los Alpes sería enviado por el Gobierno suizo para ayudar en las operaciones de rescate.

Aclarado el malentendido, de acuerdo con Eugster, la relación ha sido la mejor posible: “Nos recibieron con los brazos abiertos, tanto las autoridades brasileñas como las de Nova Friburgo. Nuestra misión, que era presta apoyo al consulado, estaba muy clara desde el principio”.

Eugster añadía: “Agradecemos todo el apoyo que hemos recibido de las autoridades, pero también de los particulares. Todas las personas a las que preguntamos fueron muy calurosos y eso, sin duda, hizo nuestro trabajo más agradable”.

El clima en la ciudad, dijo, es de ayuda mutua: “Había mucha solidaridad. Estuve en un centro que se encarga de la recogida y distribución de donaciones. Había muchos voluntarios, muchas personas que trabajan voluntariamente para ayudar al prójimo, muchas personas alojaron a sus vecinos. Los suizos, como otros, participan de esta cadena de solidaridad. Pero no podemos hacer diferencias porque hay una gran cadena de solidaridad en toda la ciudad”.

El especialista suizo elogió el trabajo que se está realizando en Brasil: “Hay que entender que una catástrofe de esta magnitud es realmente un gran choque para cualquier país. Creo que Brasil está haciendo un trabajo muy bueno, con mucha coordinación. Estamos impresionados por la capacidad logística disponible”.
 
En comparación con otras crisis a las que asistí, puedo decir que los brasileños son muy eficaces en su trabajo. En la actualidad, se centran en los trabajos de reconstrucción para restaurar todos los servicios como la electricidad, las comunicaciones y las carreteras. Ahora es necesario encontrar soluciones para las personas que perdieron sus casas, explicó.

“Como un golpe”

Con una amplia experiencia en escenarios tras desastres naturales en diversas partes del mundo, Eugster compara la situación de Brasil con la experiencia el año pasado en otro país de América del Sur: “Tal vez una tragedia que puede ser comparada con la de Nova Friburgo es la del terremoto Chile. Toda la devastación sufrida por Nova Friburgo se debió a deslizamientos de tierra tan violentos y rápidos que hicieron que, de un segundo a otro, las casas se vieran afectadas. No fue como una inundación tradicional, donde el agua sube poco a poco. Lo que realmente pasó fue un choque, como un golpe”.

Dolor sin fin

El número de víctimas de la tragedia que afectó a la región montañosa de Río de Janeiro el 12 de enero está en constante aumento. Hasta el pasado martes (25), los datos oficiales cifraban en 827 las personas muertas.

Seis municipios (Nova Friburgo, Petrópolis, Teresópolis, Bom Jardim, Sumidouro y São José do Vale do Rio Preto) se vieron afectados por la enorme fuerza de agua y la pérdida de vidas, pero la ciudad fundada por inmigrantes suizos fue la que resultó más destruida y ya contabiliza 389 muertos.

Además, hasta la fecha se contabilizan 511 personas desaparecidas en la región.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×