Navigation

Skiplink navigation

Las amenazas a la libertad de prensa en Suiza

Keystone/Ennio Leanza

Suiza está entre los países con una libertad de prensa mejor protegida (6º lugar) según la clasificación mundial 2019 de Reporteros sin Fronteras (RSF), divulgada este jueves. Empero, el deterioro de la situación económica de los medios puede amenazar la libertad e independencia del periodismo helvético.

Este contenido fue publicado el 18 abril 2019 - 11:01

En el resto del mundo, incluidos algunos países europeos, los riesgos para los comunicadores se agravan de manera inquietante, precisa RSF. En la mayor parte de los 180 países analizados el panorama es desalentador con una situación muy seria en 11% de entre ellos, problemática (37%) o difícil (29%). Por el contrario, es satisfactoria en 16% y buena en apenas 8%.   

La clasificación se basa en el nivel de libertad de que disponen los periodistas. Solamente cinco naciones superan a Suiza: Noruega, Finlandia, Suecia, los Países Bajos y Dinamarca.

El capítulo Suiza de RSF precisa sin embargo que el deterioro de la situación económica en un creciente número de medios de medios de comunicación helvéticos amenaza la libertad de prensa. A guisa de ejemplo refiere la reducción de periodistas, de los recursos para el periodismo de investigación y de la diversidad de contenidos, así como la cobertura inadecuada de acontecimientos locales, todo lo cual, señala, podría poner en riesgo un periodismo crítico e independiente.

+ La calidad de la prensa en Suiza a la baja

“RSF Suiza está alarmada por esa constante y pide en particular que el debate político sobre el apoyo a los medios de comunicación entre finalmente en una fase más concreta”, anota la entidad en un comunicado.

Recuerda que “el compromiso de las suizas y los suizos con un servicio público de audiovisual de calidad quedó claramente demostrado con el rechazo a la iniciativa No Billag el 4 de marzo de 2018”. Sin embargo, añade que la presión sobre el SRG (de la que swissinfo.ch forma parte) no desapareció y llevó a la dirección a presentar un plan de ahorro de 100 millones de francos.

En cuanto a la prensa impresa, RSF advierte que la perturbación de su modelo de negocios provocada por la revolución digital seguirá teniendo repercusiones: tras la reestructuración de la ATS y la desaparición de la edición impresa de Le Matin, se anunció la supresión de 200 puestos de trabajo en el grupo de prensa CH Media, así como de dos publicaciones dominicales.

En su texto, RSF Suiza manifiesta igualmente su preocupación por los sucesivos juicios abiertos en los últimos meses contra medios de comunicación, especialmente en los cantones de Vaud y Ginebra.

Los resultados del ranking de 2019 en el resto del mundo son alarmantes. RSF observa la aparición de una “mecánica del miedo” que ahora se extiende no solamente a los regímenes no democráticos o a los regímenes en conflicto armado, sino también a la propia Europa. “Los sucesivos asesinatos de tres periodistas en Malta, Eslovaquia y Bulgaria han demostrado que Europa ya no es un santuario para los profesionales de la información”.

Contenido externo


Desde la última clasificación, la situación en países como Alemania, Austria y Luxemburgo ha pasado de ser “buena” a “satisfactorias”, mientras que en Estados Unidos, Chile y Rumanía pasó de ser “satisfactoria” a “problemática”. En Irak, de “muy grave” a “difícil”.

Japón (67), Brasil (105), Rusia (149) y Cuba (169) recibieron malas notas, junto con Siria (174). Al final de la clasificación se encuentran China (177), Eritrea (178), Corea del Norte (179) y Turkmenistán (180).

La clasificación se basa en un cuestionario en línea disponible en 20 idiomas, además de evaluaciones de expertos y datos sobre abusos y violencia contra periodistas en cada país.

Reporteros sin Fronteras, que efectúa esta clasificación desde 2002, señala que no es un indicador de la calidad periodística. La metodología completa está disponible en línea.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo