Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

#LavidaenSuiza ¿Por qué 7 de 10 detenidos en Suiza son extranjeros?

Un detenido tras las rejas

Los perfiles de la población tras las rejas son tan diversos como las causas que pueden llevar a la detención en Suiza. 

(Marco Zanoni / Lunax)

El poder adquisitivo de la población, la gran demanda de drogas local y la composición demográfica helvética son algunas pistas para comprender el especial caso helvético.

A petición de algunas y algunos lectores de swissinfo.ch y con el apoyo de Marcelo Aebi, vicedirector de la Escuela de Ciencias Criminales de la Universidad de Lausana y responsable de las estadísticas penales anuales del Consejo de Europa, buscamos causales del alto númeroEnlace externo de reos extranjeros en Suiza.

Primero situemos a Suiza en el contexto continental.

Suiza, en la brecha sur-norte, este-oeste

Fin del recuadro

Mientras la proporción de extranjeros en la población carcelaria en Europa es del 15,9%, en Suiza es del 71,4%, según el reciente estudio SPACE IEnlace externo sobre prisiones en Europa, elaborado por Marcelo AebiEnlace externo y Mélanie M. Tiago de la Universidad de Lausana (UNIL) por mandato del Consejo de EuropaEnlace externo

Primer reparo: Las cifras de Europa septentrional y occidental son netamente superiores a las de Europa central y oriental.

Porcentaje de reclusos extranjeros en la población carcelaria en Europa

Porcentaje de reclusos extranjeros en la población carcelaria en Europa

Mónaco (39 000 habitantes) Andorra (80 000), Liechtenstein (38 000) y Luxemburgo (600 000 ) están a la cabeza en esta lista, pero entre los países con más de un millón de habitantes, Suiza se coloca en el primer sitio. 

¿Cómo explicar este fenómeno?

Fin del recuadro

Suiza tiene, detrás de los microestados citados, la tasa de población extranjera residente más alta en Europa: un 25% - 2 126 392 personas.

Población residente extranjera en Suiza y Europa

data

"Casi tres de cada 10 habitantes son extranjeros legalmente establecidos y responden a la ley del mismo modo que el resto de la población. No hacer esta aclaración sería muy problemático para explicar las estadísticas de la población en prisión. Se caería en conjeturas que el discurso populista emplea”, comenta Aebi.  

detention Stichtag

graph

De la población total en prisión (6 863 personas), el 49,3% vive legalmente en Suiza -suizos y extranjeros residentes-, otro 9,6% son solicitantes de asilo y el 41,1% son "otros extranjeros (y extranjeros con estatus desconocido)". 

¿Qué significa exactamente esta última categoría? Esta es la respuesta de la Oficina Federal de Estadísticas: "Son extranjeros sin domicilio en Suiza, trabajadores fronterizos con permiso G (es decir, que tienen permiso de estancia en los países vecinos y tienen permitido cruzar la frontera helvética para trabajar en un sitio determinado), indocumentados, turistas".

Los extranjeros sin domicilio en Suiza representan apenas el 34% de la población penitenciaria. En la detención preventiva, 49%. De allí que conviene separar ambas categorías. Hablemos primero de la detención preventiva.

Detención preventiva: 49%, indocumentados

Fin del recuadro

Zúrich, Ginebra y Vaud son los "reyes" de la detención preventivaEnlace externo (con 48% de los casos en toda Suiza) y eso es una pista de la tipografía de esos reos sin permiso de estancia.

En GinebraEnlace externo, por ejemplo, el 95% son hombres y siete de cada diez tienen menos de 35 años. Personas de África y los Balcanes son las más representadas entre los detenidos que no tienen domicilio en Suiza (71% en 2014), seguidos por personas provenientes del resto de Europa, América y Oriente Medio.

“En Vaud y Zúrich este cuadro no es muy distinto. Muchos terminan en prisión preventiva porque son señalados por haber cometido otros delitos, además de infracciones a la ley de extranjería. Al no tener situación estable en Suiza serán detenidos hasta ser enjuiciados para evitar su posible fuga”, indica Aebi.

A ellos se suman los "sin papeles", que viven y trabajan de modo ilegal, hasta que algunos son descubiertos.

También están aquellos que solo entran a Suiza para delinquir, provenientes de los países vecinos: franceses, italianos, alemanes, pero también se han descubierto a personas de otras nacionalidades, como argelinos, albaneses o rumanos, solo por citar algunos.

¿Casos recientes? Personas solas o miembros de bandas delincuentes rumanas que entran por Francia a suelo helvético.

“La población suiza tiene un alto poder adquisitivo. Por este motivo el país resulta interesante como mercado potencial para drogas producidas en el extranjero, y también hay muchos objetos de valor que podrían ser robados y revendidos en el extranjero” comenta Aebi y añade: 

“Los detenidos extranjeros que no tienen residencia legal en Suiza suelen permanecer en detención preventiva hasta el momento del juicio, a diferencia de los detenidos nacionales que generalmente, salvo que el delito sea muy grave, permanecen en libertad condicional hasta el juicio”. Finalmente, “los condenados extranjeros suelen ser expulsados del país al terminar de cumplir su condena”


Penitenciarios: la mayoría vive en Suiza

Fin del recuadro

El criminólogo subraya que los delitos que conducen a purgar una condena en una cárcel suiza son relativamente graves:

“Aproximadamente un 11% por homicidio, un 15% por narcotráfico, un 20% por delitos contra la propiedad y más de 10% por agresiones sexuales. Los jueces en Suiza no hacen ninguna diferencia al imponer su castigo, sea cual sea el origen del inculpado.”

"Los jueces en Suiza no hacen ninguna diferencia al imponer su castigo, sea cual sea el origen del inculpado"

Marcelo Aebi

Fin de la cita

Suiza está en el corazón de Europa occidental, tiene una excelente red de conexiones con sus vecinos que le permite, por diversas razones, ser el punto de confluencia de muchas actividades y ser líder mundial en patrimonios. Esto nos permite mencionar otra causal de la delincuencia: la desigualdad social, y en un contexto mucho más amplio que el helvético.

"Debido a esta riqueza, es también un importante mercado de drogas. La clientela tiene un alto poder adquisitivo, más elevado que en los países vecinos", hace notar Aebi.


Baste decir que en Suiza se consumen cada año unas cinco toneladas de cocaína, por valor de unos 330 millones de francos.

"Fácticamente es una cuestión de oferta y demanda y probablemente los grandes traficantes son de origen extranjero”, añade el criminólogo. Una persona condenada por tráfico de droga también puede ser una ‘mula’ que introdujo cocaína u otra sustancia en su cuerpo o en la maleta, por algunos miles de dólares a cambio.
 
 

Criminalidad: fenómeno de jóvenes

Fin del recuadro

Aunque no hay un perfil único, sí se puede afirmar que la criminalidad en Suiza, y por consecuencia la población total tras las rejas es "mayoritariamente masculina, urbana y joven, independientemente de su origen", subraya el experto. Solo el 5,5% son mujeres.

Por lo demás, Aebi recuerda que "la población extranjera residente se ha duplicado desde los años 90, convirtiéndose en el motor del crecimiento demográfico: un 20% en los últimos 30 años.” En ese marco, la población con el pasaporte suizo envejece y la población residente extranjera es más joven, "lo que también puede incidir indirectamente en las cifras de la criminalidad y, por ende, en la población carcelaria, donde predominan hombres que tienen entre 20 y 50 años".

age

graph

Delincuente no es sinónimo de extranjero

Fin del recuadro

Según las recientes estadísticas en materia de criminalidad, menos del 40% de las personas que cometieron un delito registrado por la policía en 2018 son extranjeras.

Aebi, como otros estudiosos sobre el tema, afirma que “en Suiza, el color del pasaporte no es una variable determinante para medir la criminalidad. En cambio, sí lo son el estatus socioeconómico y el nivel de formación”, enfatiza. 


“El color del pasaporte no es una variable determinante para medir la criminalidad”

Marcelo Aebi

Fin de la cita

Por lo demás, Suiza tiene una de las poblaciones penitenciaras más bajas de Europa: 82 personas por cada 100 000 habitantes. “Hay que dejar de pensar que la situación ha empeorado. Suiza tiene una delincuencia de baja intensidad en comparación europea y mundial. Aunque se debe hacer más, especialmente cuando la criminalidad en el ciberespacio gana terreno”.

Aebi advierte que la tarea de los medios es explicar los datos existentes. “Esta es la información y ocultarla sería el peor error en una democracia. Luego, cada quien podrá estar más o menos satisfecho con estas explicaciones, pero al menos puede tener elementos para formarse su propia opinión.”

Para el experto suizo-argentino está claro que no se trata de negar la situación, sino de abordarla, "para buscar soluciones como sociedad y no dejar que este problema quede en manos de quienes hacen demagogia, simple populismo”.


Expulsión de criminales

En 2010, el 52,9% del electorado respaldó la iniciativa popular para la expulsión de extranjeros criminales, impulsada por el partido Unión Democrática de Centro (UDC).

En octubre de 2016 entró en vigor la ley de aplicación de esta iniciativa. De este modo, la reglamentación para la expulsión judicial de criminales fue endurecida.

En el caso de determinados delitos, como asesinato, lesiones corporales graves o fraude, las autoridades penales deben ordenar la deportación del inculpado extranjero, por un periodo de 5 a 15 años.

Sin embargo, todavía es muy temprano para hacer un balance sobre la aplicación de la iniciativa, indicó recientemente la ministra de Justicia, Karin Keller-Sutter.

Fin del recuadro


Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes