Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza también pasa apuros en la Expo 2000 de Hannover

Madera y sonido, dos elementos esenciales del pabellón suizo en la "Expo 2000 de Hannover".

(Keystone)

Los expositores suizos que participan en la Exposición Mundial Hannover 2000 están tratando de poner al mal tiempo buena cara, frente a lo que la prensa alemana e internacional ha calificado de muestra memorablemente desastrosa.

La cifra de visitantes está muy por debajo de las estimaciones de los organizadores y se teme que la Expo acuse un deficit de 900 millones de dólares cuando cierre sus puertas el próximo 31 de octubre.

La comisaria general del pabellón de Suiza en la exposición, Ruth Grossenbacher-Schmid, se manifestó, sin embargo, muy satisfecha con la marcha de la presentación helvética. "Nuestras expectativas se han visto colmadas", afirmó Grossenbacher-Schmid en una entrevista con Swissinfo, al referirse a la presencia de visitantes, incluso los provenientes de Suiza, y la repercusión que ha tenido la presencia de Suiza en la prensa suiza e internacional.

La funcionaria puntualizó que para su país "no cuenta la cantidad, sino la satisfacción de los visitantes" que han pasado por el pabellón, diseñado y construido por el arquitecto suizo Peter Zumthor, "uno de los cinco más visitados" en la Expo 2000.

En un esfuerzo por revertir la mala fortuna de la Expo, sus organizadores han lanzado una nueva campaña publicitaria, a un costo de 35 millones de dólares, con la participación del veterano actor británico Peter Ustinov y la estrellita de la televisión alemana Verona Feldbusch.

"No sé si esta publicidad tendrá éxito", señaló Grossenbacher-Schmid. "No puedo juzgarla. Había que haberse preguntado si esta publicidad no hubiera podido estar conectada con eventos u acontecimientos especiales; o si no hubiera sido mejor ofrecer un billete de entrada para todo el día que rigiera desde la noche anterior, atrayendo así más público a Hannover", agregó.

Para los representantes de otro pabellón suizo, como el de la iniciativa ecologista en favor de reducir a "Cero (las) Emisiones" de gases de efecto invernadero en la atmósfera, con sede en Ginebra, la publicidad tal vez llegue demasiado tarde.
La cifra de visitantes ha sido de apenas el 20
e las estimaciones, los costos de la presentación se han duplicado y la presentación ha arrojado ingentes pérdidas, afirmó el responsable de este pabellón, Anders Karlsson.

Las autoridades del pabellón oficial de Suiza estiman, grosso modo, que el número de visitantes está en proporción con la cifra de personas que ha acudido a la Expo, pero no han dado a conocer sus cálculos.
El "Cuerpo sonoro", como ha bautizado Zumthor al pabellón, construido en tablas de madera de pino y alerce cortadas, cepilladas y apiladas como en un aserradero, "es un trozo de Suiza" en Alemania, señaló la comisaria general.

"Hay gente que echa de menos que no hayamos hecho publicidad con folletos, fotos y mucho papel", afirmó Grossenbacher-Schmid. Pero "expresamente hemos procurado promover a Suiza de otra manera: con la obra de arte que representa esta construcción, una infoteca en la que el público puede informarse sobre el país, con la cuidada hospitalidad brindada a los visitantes, la música y las visitas guiadas". "Estamos presentes, el público nos ve en la Exposición Mundial de Hannover 2000 y esto es muy importante para nosotros", concluyó la comisaria general del pabellón suizo.

La portavoz del pabellón, Clare Schnyder, dijo por su parte que es muy temprano aún para emitir conclusiones, cuando apenas ha transcurrido una tercera parte del lapso de cinco meses en que se extenderá la Expo.

Sin embargo, la funcionaria se declaró optimista sobre la posible efectividad que puede tener la nueva campaña publicitaria. El pabellón suizo no depende del número de visitantes, porque su objetivo no es comercial, como es el caso de otras presentaciones en la muestra, señaló.

El exquisito café "capuchino" servido en los tres bares instalados en el pabellón suizo y las gorritas que lucen sus funcionarios con el emblema oficial helvético, cariñosamente llamadas "Cascetelli", han tenido una inusitada demanda entre el público y la publicidad, como ocurre con todas las buenas cosas, corre literalmente de boca en boca.

Juan Carlos Tellechea

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes