Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un suizo, un argentino y cómo hacer teatro a la distancia

Rafael Spregelburd en la obra 'Apátrida'.

(cortesia)

El suizo Erik Altorfer y el argentino Rafael Spregelburd se atrevieron a trabajar a la distancia en el marco del ciclo ‘Dramaturgias Cruzadas’. Una experiencia que puso a prueba hasta dónde es posible el diálogo intercultural entre Europa y Argentina.

En el año del Bicentenario, el ‘Ciclo de Nueva Dramaturgia’ ideado por el Instituto Goethe introdujo una variante que se convirtió en un desafío: la mayoría de las obras fueron concebidas en conjunto por un autor europeo y un autor/director argentino.

Los organizadores explicaron que este proceso de construcción del texto teatral provocó debates de orden político, histórico y social en torno al contenido de las obras, “que deben entenderse como intrínsecos al concepto mismo de `dramaturgias cruzadas’”

Ellos se preguntaron qué expectativas, prejuicios y modelos estéticos preconcebidos se ponen en juego a la hora de dialogar, y con el Bicentenario de la Independencia como telón de fondo, las obras fueron y vinieron por el Atlántico hasta adoptar las formas que se presentaron en Buenos Aires.

Continuando con la idea de indagar miradas, swissinfo entrevistó a destiempo al curador del Ciclo, el dramaturgo y director suizo Erik Altorfer, y al argentino Rafael Spregelburd, actor de teatro y cine, director, autor y traductor. Entrevista cruzada.

swissinfo: ¿Cómo fue la experiencia de hacer dramaturgia a la distancia?

Rafael Spregelburd: Trabajar a la distancia con un autor suizo al que no conocía era raro, pero así fue planteado este proyecto de encuentro y de cruce.

Mi relación con la escritura pasa fundamentalmente por la dramaturgia, y al tomar contacto con Raphael Urweider, que es poeta, todo podría haber indicado que mi parte del proyecto sería naturalmente organizar algún tipo de dramaturgia de sus textos poéticos.

Con ‘Apátrida & Meiringen, Milagros’, se dio un poco distinto. Hacía tiempo que yo estaba buscando alguna buena excusa para afrontar un tipo de textualidad diferente, más distanciada de mi práctica habitual, y con la entrada de Urweider en el proyecto decidí que yo también iba a encarar una escritura más poética.

swissinfo: ¿Los dramaturgos suizos experimentaron algo parecido?

Erik Altorfer: Creo que hay una diferencia enorme porque los argentinos son, al mismo tiempo, directores y dramaturgos, algo que no es habitual en Suiza. En determinadas etapas pienso que fue muy importante que yo estuviera en Buenos Aires actuando como puente, una especie de traductor, entre los ensayos en Argentina y el dramaturgo que estaba todavía en Suiza.

Por ejemplo, con la obra de Rafael vi ensayos cuatro o cinco semanas antes del estreno y así pude ir contando en Suiza lo que iba pasando. Con él no había problemas porque habla perfecto alemán, pero en otros casos fue muy necesario.

swissinfo: ¿Cómo actuó el ‘disparador’ del Bicentenario, la Independencia…?

R.S.: El distanciamiento no lo propuso sólo el ‘malentendido’ cultural (que fue tema de nuestros intercambios y discusiones a la distancia), sino también el encuentro alrededor del tema del Bicentenario argentino.
Por ejemplo, en cómo se funda la identidad de un pueblo y por qué. Hallé en la anécdota del duelo del pintor Eduardo Schiaffino y el crítico Eugenio Auzón el ‘leitmotiv’ para encontrar este distanciamiento en el tiempo y el imaginario (el duelo tuvo lugar en diciembre de 1891, y está generosamente documentado por las cartas de puño y letra de los protagonistas publicadas en diarios de la época).

A su vez, Urweider trabajó una situación de fantasía aparentemente muy contradictoria: un maestro suizo, emigrado a la Argentina en 1890, que es abandonado por su mujer, Milagros. Así, lejos de su patria y de la mujer que ama, parece fundar un mito que es muy importante para los suizos: el de la nostalgia de una patria que no es.

E. A.: La idea para el Bicentenario argentino la tuvimos junto con Helmut Becher, actual director del Goethe-Institut en Buenos Aires, para trabajar sobre el concepto de independencia, sobre ser dependientes los unos de los otros y sobre las diferencias de valores que existen en América y Europa.

Nuestra idea era que se generara un debate en relación a estos temas entre los escritores, que vienen de distintos países, con experiencias diferentes y que integran las obras del ciclo.

swissinfo: ¿Dónde radicaba esa contradicción que planteaba Urweider?

R.S.: La contradicción, tácita y sumergida en nuestro espectáculo, es la inversión habitual de los clichés sobre nuestros países: la Suiza de aquellos años es -en esta obra- un país pobre de pastores y tristeza; la Argentina, una promesa de urbe, modernidad y sofisticación. La deliberada alteración de estos paisajes constituye un fuerte núcleo de misterio y de nostalgia en la obra.

Para ambos dramaturgos la experiencia fue increíblemente positiva, de mucho aprendizaje y muy novedosa, y dejó las ganas y el impulso para repetirla ‘al revés’. Es decir, llevar las puestas en escena al país alpino, con un esquema similar.

Altorfer ya regresó a Suiza y continúa dirigiendo sus proyectos como director artístico del ‘Dramenprozessor’ en el teatro Winkelwiese de Zúrich.

Spregelburd está ahora participando en Roma en el ‘Festival Revoluzione’ y luego viajará invitado a la Feria del Libro de Francfort, mientras en Buenos Aires sigue en cartel con gran éxito ‘El hombre de al lado’, película que protagoniza.

Rafael Spregelburd

Nació en Buenos Aires, en 1970. Es actor de teatro y cine, director, autor, traductor.

Su actividad dentro del teatro porteño es múltiple y cuenta con gran proyección internacional.

Ha trabajado para importantes teatros: Schaubühne, Deutsches Schauspielhaus de Hamburgo, Royal Court Theatre de Londres, Akademie Schloß Solitude de Stuttgart, Théâtre de Chaillot de París, etc.

Su obra incluye más de treinta títulos y premios internacionales y ha sido traducida a 12 lenguas, y publicada en Argentina, España, México, Alemania, República Checa, Italia, Venezuela y Francia.

Su última película, ‘El Hombre de al lado’, está actualmente en cartel y fue filmada en la ‘Casa Curutchet’, la única obra arquitectónica que el suizo Le Corbusier diseñó en América.

Fin del recuadro

Erik Altorfer

Nació en Zurich, en 1966. Es director y dramaturgo

Fue Iniciador de proyectos para autores en el Schauspielhaus de Zúrich, el steirischer herbst y el Stadttheater de Berna.

Sus últimas producciones como director, fueron ‘El bus de Lukas Bärfuss’, ‘País frío’ de Reto Finger y ‘La ciudad’ de Martin Crimp.

Fin del recuadro

Apátrida & Meiringen, Milagros

Una pieza radial en vivo compuesta y ejecutada por Zypce, con la actuación de Rafael Spregelburd.

Textos: Raphael Urweider y Rafael Spregelburd.
Actuación y dirección: Rafael Spregelburd.
Música y performance: Zypce

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes