Una familia con 9 hijos en... ¡Suiza!

Ocho de los once miembros de la familia Sánchez.

(swissinfo.ch)

Una familia de excepción en un país donde sólo la mitad de las parejas tiene hijos.

Los hogares con más de tres hijos representan el 5% del total. Se calcula que un hijo cuesta 1.500 francos al mes. El costo aumenta 50% con dos y se duplica con tres.

Entre bellos paisajes en el cantón Lucerna llegamos a Littau, una ciudad de 16.000 habitantes, donde nos espera la familia Sánchez.

Dos particularidades nos han atraído para conocerle. Se trata de una de las familias más numerosas de Suiza y, además, uno de sus miembros, Miguel, es de origen español.

Llegó con 17 años de edad a Suiza. Hace 23 de eso. Trabaja en una compañía de seguros en el área de informática y pronto tendrá 14 años de casado.

Burga es originaria de Lucerna. Con 21 años decidió unir su vida a la de Miguel.

De cuatro a nueve

De soltero, Miguel se había imaginado que tener tres hijos era "un buen número", pues en su familia también él fue uno de tres hermanos.

Para la joven suiza, una de dos hijas en su familia, estaba claro que quería tener “como mínimo cuatro, pero siempre llegó uno más. Me gustan mucho los niños. Tengo la sensación de que si no los tuviera me aburriría”, nos comenta en el jardín de su casa.

Aún no es mediodía, por lo que no hay “casa llena”. Pero en el salón se encuentran los más pequeños: Joshua, de 7 meses, y sus hermanas Carolina, de tres, y las gemelas Elena y Marina, de cinco.

Más tarde llegarán Lucas, de seis años, Alicia, de nueve, Julián, de diez, Cristina, de doce, y el primogénito, Ramón, de trece.

¿Qué es lo más bello de tener 9 hijos? “Siempre tienes alguno contigo. Cada uno tiene sus virtudes y sus defectos, como todos. Y a mí personalmente me gustan mucho los niños”, responde Miguel.

Y para Burga: “Verlos sonreír en la mañana... o en la noche, antes de darnos las buenas noches o cuando tienen un problema y conversamos”.

No se limitan, pero cuidan el dinero

En Suiza, como en otros sitios, se dice que la crianza de los hijos cuesta mucho. Pero los Sánchez saben arreglárselas y ajustarse al presupuesto existente. Burga explica que en vez de comprar zapatitos de 150 francos, como lo hacen otras familias, ellos compran modelos más baratos.

No hacen vacaciones como otros, tres veces al año, sino que en verano van a Málaga, la tierra de Miguel, donde se alojan en casa de un tío.

Una familia nada complicada y con dos pilares que se apoyan mutuamente en la tarea compartida de la crianza de sus hijos sobre la base de la comprensión mutua en una casa ordenada y limpia, que ha duplicado su tamaño conforme ha ido aumentando la familia.

Pero ¿qué hay de las reacciones de los demás al ver a una familia atípica en un país con una cuota de nacimientos de 1,37 por cada mujer?

“Unos dicen ¡Uy cabal¡ ¡Qué valiente tener tanta familia! Otros dicen ¡Tú estás loco!, ¿Dónde vas? La vida está muy mal: ¿Qué haces con tanta familia?”, explica Miguel.

"El dinero y el lujo han reducido el valor de la familia"

Sin embargo, aclarará después, el malestar le llega cuando algunos le critican con argumentos fuera de lugar, al advertirle que los contribuyentes son los que “sostienen” los suplementos mensuales que recibe del cantón por cada niño (185 francos) o que, con tantos hijos, seguro que no paga impuestos.

“Son cosas un poco fuera de lugar, pues verdaderamente no es así porqué yo tengo que pagar impuestos como cualquier otro”, se defiende.

Burga en ocasiones se siente observada y pide que les respeten como ellos respetan a los demás. “Nosotros ni los molestamos, ni les decimos: ¿Por qué no tienen más hijos?”.

Miguel Sánchez cree que en los países europeos "el dinero y el lujo han reducido el valor de la familia", aunque observa que hay nuevos hogares que están empezando a tener más niños. “Mis hijos, desde luego, todos dicen que quieren tener muchos hijos.”

Suiza, país en desarrollo en política familiar

Una familia de excepción en un país en el que sólo 5% de los hogares tiene más de tres hijos, ya que “hoy tener hijos en Suiza significa aceptar que la situación financiera posiblemente va a ser precaria”, explica Ruth Calderón-Grossenbacher, corresponable del secretariado de la Comisión Federal de Coordinación de Asuntos Familiares (COFF) de Suiza.

"Eso es una vergüenza para un país rico como Suiza donde tener un hijo significa caer en una situación de pobreza", lamenta al comentar que en política familiar Suiza se encuentra apenas al principio.

Opinión con la que coincide Kähti Kaufmann, presidenta de la asociación Familia 3plus, que intenta defender los intereses de las familias numerosas, porque “cuando uno tiene más de tres niños, uno es rico sobre todo en niños, pero la otra riqueza desaparece”.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Este reportaje continúa en MÁS SOBRE EL TEMA

Datos clave

Hogares suizos: 1.930.000
45% no tienen hijos
14% tienen hijos con más de 18 años
41% tienen hijos menores de 18 años
Este grupo se subdivide en
Hogares con 1 hijo: 16%
Con 2 hijos: 17,6%
Con 3 hijos: 5,5%
Con 4 hijos: 1,2%
Con 5(o más):0,2%
(porcentajes con base al total de hogares suizos, censo 2000)

Contexto

En Suiza los gastos derivados por la crianza de los hijos:

Un hijo significa 1.500 francos suizos al mes. (€1.000 ó $1.200)

Con 2 hijos el gasto aumenta 50%: 2.160 francos. (€1.420 ó $1.800)

Con 3 hijos: 3.000 francos suizos. (€2.000 ó $2.400)

+ 780 francos por cada siguiente menor.

*Cifras proporcionadas por la COFF



Enlaces

×