Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

V Suiza Scheidegger: “Mirar el arte en la vida real”

“El ‘curador’ podría estar desapareciendo mientras hablamos”, dice Sandino Scheidegger, uno de los nuevos referentes del arte contemporáneo. El joven suizo advierte sobre el mal uso del término que define a los profesionales que hacen posible las exposiciones, mientras apuesta a llegar con el arte a partir de la experiencia colectiva.

Sandino Scheidegger

"Nunca te quedes sin nuevos sueños ni olvides los viejos sueños que nunca se hicieron realidad": Sandino Scheidegger, 'curador suizo.

(swissinfo.ch)

Sandino Scheidegger es una fusión tan exótica como su propio nombre, mezcla de ‘revolucionario centroamericano’ y ‘primermundismo’ europeo.

Nacido en Berna en 1984, el atípico millennial reparte su vida entre Zúrich, donde radica y dirige el Random InstituteEnlace externo; Costa Rica, cuna de su proyecto curatorial ‘DespacioEnlace externo’, y varios destinos fortuitos a donde su trabajo lo guía.

En su reciente paso por Buenos Aires swissinfo.chEnlace externo descubrió su particular forma de presentar el arte contemporáneo, haciéndolo más accesible. ENTREVISTA.

swissinfo.ch - ¿Cuál es su relación con el arte y con América Latina?

Sandino Scheidegger - Cuando crecía, el arte y América Latina no eran temas dominantes en mi vida. Durante mis estudios de derecho, me fascinó cada vez más la apertura del arte, especialmente en comparación con la dicotomía "correcta o incorrecta" con la que te enfrentas en la jurisprudencia. El arte parecía ilimitado.

América Latina fue durante mucho tiempo básicamente un país en mi mente: Costa Rica. Una vez que supe que mi papá y tres hermanos vivían allí, era todo lo que había soñado…

swissinfo.ch - ¿Es esa la razón detrás de su nombre revolucionario, "Sandino"?

S.S. - ¡El nombre Sandino tiene peso histórico! Es probable que sea un recuerdo de tiempos pasados ​​para mi madre, que vivía en América Central, y un recordatorio de los valores de mi padre, un hombre muy comprometido políticamente, que siempre creyó en el cambio a través de la educación.

Algo que él vivió, pasando gran parte de su vida como un maestro dedicado en Costa Rica. Él enseñó en escuelas rurales e indígenas, donde los niños caminan hasta cinco horas al día para llegar al salón de clases y regresar.

swissinfo.ch - ¿Cómo surgió su relación en Costa Rica con el centro de arte contemporáneo DespacioEnlace externo?

S.S. - Me uní en 2015, cuando Despacio ya era una célebre voz independiente en la escena artística centroamericana. Fue fundado hace diez años por un artista contemporáneo llamado Federico Herrero, con quien trabajé estrechamente para una exposición en Zurich.

El llamado a ser curador en Despacio fue una oportunidad perfecta para experimentar con lo que podría ser una institución de arte, al mismo tiempo que descubría un mundo nuevo lejos de mis referencias y experiencias habituales.

swissinfo.ch - Su práctica curatorial es conocida por explorar lugares inusuales y formatos de exhibición atípicos. ¿De dónde viene este enfoque original?

S.S. - La misión de Random Institute cambia con cada proyecto. Como no soy responsable ante nadie, puedo construir el Instituto al azar en torno a mis propios intereses e inspiración. Este ha sido el caso desde el primer día, cuando lo fundé con Luca Müller.

No solo les pedimos a los artistas que hagan una exposición, nuestro trabajo como curadores es dar forma a una exposición navegando por un campo de necesidades y deseos en conflicto: el público, el arte, el artista y la institución.

swissinfo.ch - ¿Es esta la tarea principal del curador?

S.S. - Eso depende de su definición de "curador". El término se ha usado en exceso, se ha utilizado de forma incorrecta y se ha abusado de él.

Una vez que una palabra como esa se mueve mucho más allá de su contexto original, el arte comienza a perder terreno, por no mencionar la energía gastada en recuperar su posición.

El "curador" podría estar desapareciendo mientras hablamos, convirtiéndose en un término para todos, para un escritor mediocre, un artista fallido o un vendedor de arte sin éxito. O tal vez esté tomando un giro ‘beuysiano’ y al igual que "todo el mundo es un artista", quizás también todos seamos curadores también.

swissinfo.ch - ¿Qué lo trajo a la Argentina?

S.S. - Fue una invitación de Art BaselEnlace externo. Una de sus iniciativas, Art Basel CitiesEnlace externo, se unió a la feria ArteBAEnlace externo en Buenos Aires para organizar un programa paralelo con charlas que reúnen a personas locales e internacionales de las artes. Tuve la oportunidad de hablar sobre nuevos formatos de exhibición con la curadora argentina Alejandra Aguado, quien fundó el espacio de arte de renombre internacional Móvil. Es una pasión que ambos compartimos en nuestra práctica curatorial.

swissinfo.ch - Usted mencionó que uno de sus principios rectores era proporcionar algo que el mundo digital no puede, como la "experiencia colectiva y la memoria compartida". ¿Cree que las redes sociales fallan, en este sentido?

S.S. - Las redes sociales son como ese amigo molesto que siempre se aferra a tu lado. Son divertidos durante aproximadamente una hora, pero se lanzan rápidamente a una serie interminable de historias poco interesantes.

Mirar el arte y visitar exposiciones en la vida real es de vital importancia. Si bien la era digital está llena de grandes logros, también está cambiando las funciones que históricamente han desempeñado las instituciones artísticas, e incluso las lleva a ser superadas por Internet.

swissinfo.ch - ¿Usted cree que los artistas deben compartir su trabajo en línea?

S.S. - Hoy en día, los artistas a menudo asumen partes del proceso de comunicación, especialmente cuando se trata de medios digitales. Pueden llegar fácilmente a más personas de esta manera que el recuento diario de visitantes propuesto por una institución de arte.

¿Significa esto que las instituciones están perdiendo su autoridad para hacer que el arte sea accesible a un público más amplio? En cierto modo, sí. ¿Significa esto que todos los artistas deben convertirse en magos de la comunicación que se auto-promueven? Por favor, ¡no!

swissinfo.ch - Cuéntame su experiencia en Argentina…

S.S. - Fue una estancia corta para un vuelo largo. Traté de visitar tantos estudios de artistas como fuera posible. En el transcurso de unos pocos días descubrí un gran trabajo de personas como Jazmín Giordano, Lucas Depósito, Nicanor Aráoz, Leticia Obeid, Guido Yannitto, Paula Castro, Ana Vogelfang y Eduardo Basualdo.

Buenos Aires parece ser un gran lugar para proyectos. Espero volver por uno en algún momento.

swissinfo.ch - ¿Cuál es la misión de Random Institute para el futuro y cuáles son sus límites?

S.S. - Cuando lo fundamos con Luca Müller, hace más de diez años, ninguno de los dos sabía dónde nos llevaría. Y, honestamente, después de más de ochenta proyectos de arte en todos menos en un continente, todavía no sabemos a dónde nos llevará.

swissinfo.ch - ¿Cuál es su sueño como curador?

S.S. - Nunca te quedes sin nuevos sueños ni olvides los viejos sueños que nunca se hicieron realidad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes