Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Hay más oro en la 'basura electrónica' que en las minas

Reciclar la basura electrónica puede ser una auténtica mina de oro.

(Keystone)

Los desechos de ordenadores y móviles contienen metales preciosos, lo que abre una nueva y rentable industria internacional que exige, sin embargo, reglas estrictas de operación porque es sumamente tóxica.

Expertos suizos asesoran a Colombia en el reciclaje de la llamada 'basura electrónica' (e-waste), materia en la que el país sudamericano se halla aún en pañales.

Ordenadores, teléfonos móviles, reproductores de DVD, cámaras digitales, teclados y ratones inalámbricos, entre muchos otros aparatos electrónicos, se sumaron a los viejos conocidos de los años 70 y 80 como televisiones, radios, aspiradoras, hornos de microondas o frigoríficos.

Objetos que nos cambiaron la vida pero que, a diferencia de sus antecesores, difícilmente son reparados cuando se averían. La ley de facto es simplemente sustituirlos por otros más modernos, sofisticados y eficaces.

Y aunque la evolución que ha generado la tecnología es innegable, detrás de ella quedan montañas de desechos tóxicos conocidos como basura electrónica o 'e-waste', que según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), este 2008 sumarán ya 50 millones de toneladas a escala mundial, dato que año con año irá en aumento.

Minería urbana

Las economías emergentes se llevan por ahora la peor parte con respecto a la 'e-waste'. La mayoría de ellas carece de la tecnología apropiada para reciclar basura electrónica.

Una industria que es una mina de oro urbana –nunca mejor utilizado el término-, ya que permite rescatar componentes susceptibles de reutilización, pero también metales preciosos como el oro, la plata o el cobre, que actualmente experimentan precios históricamente altos.

La onza de oro, por ejemplo, se cotiza actualmente arriba de los 750 francos suizos, y en países como Colombia, el Instituto Federal Suizo para la Investigación y la Prueba de Materiales (EMPA) estima que este 2008 existirán residuos electrónicos acumulados por unas 60.000 toneladas, a las que cada año se sumarán entre 8.000 y 9.000 toneladas más.

Un negocio de alta rentabilidad, pero que exige la asesoría de los que iniciaron antes el camino e inversión en equipo, ya que se trata de materias tóxicas debidas al plomo y mercurio que contienen.

Tras móviles y ordenadores

Antes de 1990, casi nadie hablaba de 'e-waste'. Europa fue la región pionera en la materia y Suiza el primer país que puso a andar en 1991 un centro de recolección y reciclado de viejos refrigeradores al que poco a poco se sumaron otro tipo de electrodomésticos y aparatos electrónicos.

Actualmente, Daniel Ott, investigador del EMPA y coordinador de la Misión 'e-waste' Colombia, trabaja en la gestión de residuos electrónicos en el país sudamericano.

En equipo con la Secretaría de Estado de Economía (Seco), la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT) y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial (MAVDT) de Colombia, busca echar a andar la industria del reciclaje de computadores y teléfonos celulares, como se les conoce en Latinoamérica a los ordenadores y los móviles.

Según el experto helvético, "en Colombia se importan actualmente entre 16.500 y 18.000 toneladas de ordenadores cada año".
Y si el país no avanza en la gestión y reciclaje de su 'e-waste', "en cinco años (2013) podría acumular hasta 140.000 toneladas de este tipo de residuos".

Por donde empezar

Colombia no es Suiza, una realidad que acepta el MAVDT colombiano.

No existe el rigor europeo en la clasificación casera de basuras y los desechos electrónicos se mezclan con los orgánicos, con lo que frecuentemente contaminan tierras y agua, y ponen en riesgo la salud de aquellos que trabajan legal o ilegalmente en los tiradores (grandes vertederos de basura).

Además, la población no está suficientemente concienciada sobre los riesgos que implica para su salud conservar en casa y por años artículos electrónicos que ya no funcionan.

Y para Daniel Ott, el reto suizo es asesorar al gobierno colombiano y a las empresas interesadas en la búsqueda de soluciones concretas.

Entre las acciones a realizar está la recolección selectiva de basura electrónica, para separar manualmente los componentes; se requiere una normatividad en la materia e involucrar al sector privado en el proceso.

Un paso más es comprometer a las empresas que manufacturan electrónicos con el reciclaje de los mismos. Sea incluyendo como parte del costo de un ordenador nuevo una cuota para su reciclaje futuro, sea otorgando bonos de recompensa a quien entregue un aparato que no sirve en centros de acopio especializados, en lugar de hacerlo en la basura tradicional.

Un negocio que para Colombia vale la pena explorar, cuando sabe ya que perdidas entre las 60.000 toneladas de 'e-waste' colombiana hay al menos 7,5 toneladas de oro y mucho más por reciclar.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La basura electrónica (e-waste) incluye todos los ordenadores, teléfonos móviles y aparatos electrónicos que han sido vendidos, donados o relegados al desuso por parte de su propietario original.

Dichos objetos son susceptibles de ser reciclados porque poseen metales preciosos, pero son también altamente tóxicos y cancerígenos.

Suiza fue pionera en el reciclaje de 'e-waste', a través de la Convención de Basilea para el control de las basuras peligrosas, acuerdo al que se suscribieron 170 países miembros.

Por sus frágiles legislaciones medioambientales y una mano de obra 15 veces más barata que en Europa, países como China, India o Kenia reciben y procesan buena parte de la basura electrónica de los países industrializados.

Datos clave

Una tonelada de tierra en una mina posee unos 5-10 gramos de oro; una tonelada de desechos electrónicos, cerca de 100 gramos.

En 2008, en Suiza se reciclarán 8,5 de cada 10 ordenadores de desecho, la tasa más alta del mundo.

Cada suizo que adquiere un nuevo ordenador paga 8 francos para financiar su futuro reciclaje.


Enlaces

×