Erdogan dice que espera acordar con Putin un alto el fuego en Siria

Unos migrantes esperan cerca del río Meritsa, en Turquía, para tomar un barco e intentar llegar a Grecia el 2 de marzo de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 02 marzo 2020 - 10:04
(AFP)

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo este lunes que espera alcanzar un cese el fuego para poner fin a la violencia en la región siria de Idlib durante un encuentro que sostendrá el jueves con el presidente ruso Vladimir Putin.

Erdogan acentuó además la presión sobre Europa para que asuma "su parte de la carga" en la acogida de migrantes, luego de abrir sus fronteras con la Unión Europea.

"Voy a ir a Moscú el jueves a discutir los acontecimientos (en Siria) con Putin. Espero que allí tome las medidas necesarias como un cese el fuego y que encontremos una solución a este asunto", afirmó Erdogan durante un discurso en Ankara.

Por su parte, Rusia dijo el lunes que la cooperación con Turquía en Siria es de "gran importancia" y confirmó la reunión del jueves.

"Mantenemos nuestro compromiso respecto de los acuerdos de Sochi, estamos a favor de la integridad territorial de Siria, apoyamos la lucha contra los terroristas (...) y damos naturalmente una gran importancia a la cooperación con nuestros socios turcos", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Las relaciones entre Turquía y Rusia se degradaron en las últimas semanas debido a la situación en Idlib, donde se desarrollan intensos combates entre las fuerzas gubernamentales sirias y grupos yihadistas y rebeldes apoyados por Turquía.

El domingo, Turquía, que apoya algunos de esos grupos en Siria, anunció que había lanzado la operación "Escudo de la Primavera" en Idlib, última provincia siria que escapa al control del régimen de Bashar al Asad.

Las fuerzas turcas derribaron dos aviones sirios.

Con el objetivo de lograr un mayor apoyo de los países occidentales, Turquía anunció la semana pasada la apertura de las fronteras para los migrantes que quieren ingresar a Europa.

Desde el anuncio, más de 10.000 personas intentaron ingresar a Grecia desde Turquía y la Unión Europea teme una crisis migratoria similar a la de 2015.

Erdogan reafirmó el lunes que las fronteras seguirán abiertas para los migrantes.

"Después de que abrimos las puertas, las llamadas telefónicas se multiplicaron, nos dicen que cerremos las puertas. Yo les he dicho: 'Está hecho, se acabó. Las puertas están abiertas. Ahora ustedes van a asumir su parte de la carga'", afirmó.

El presidente turco tenía previsto hablar este lunes con Boiko Borissov, primer ministro de Bulgaria, país fronterizo con Turquía, y afirmó que mantendría un contacto telefónico con la canciller alemana Angela Merkel.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo