Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Aplaudida actuación de pianista suiza en México

La concertista suiza Esther Walker en la sala del Museo de las Artes de México. 

(pjbuffe)

Invitada al Festival de Piano en Blanco y Negro del Centro Nacional de las Artes (CENART), Esther Walker ofreció una serie de conciertos en Ciudad de México.

La concertista aprovechó para que el público mexicano descubra al compositor contemporáneo suizo Heinz Holliger, cuya obra fue escuchada con mucho interés.

"Con los conciertos que di en la Ciudad de México estoy muy contenta, sobretodo porque hay condiciones ideales para tocar. Hay pianos extraordinarios y lindas salas. Aquí se tiene mucho más cuidado con los músicos y los instrumentos que en muchos lugares en Europa."

Con esas palabras resumía Esther Walter su grata experiencia en la capital de México en el marco del Festival de Piano en Blanco y Negro del CENART.

"Cuando llegué a la sala de concierto me pusieron a disposición tres, no dos, sino ¡tres pianos! Tres Steinway de concierto, uno excelente, los otros dos muy buenos... Lo cierto es que en Europa nunca he visto hasta ahora estas condiciones para tocar", dijo a swissinfo.

Refiriéndose al magnífico piano que tuvo ante sí durante su concierto en el Museo Nacional de las Artes ubicado en pleno centro histórico de la capital precisó: "Ahí, había un viejo Steinway neoyorkino; generalmente esos instrumentos tienen mala reputación, y sin embargo este era excelente. Era un sueño". Lo único que lamenta es "¡no haber podido comprarlo!".

Música contemporánea suiza

También le gusto el público que acudió a sus conciertos: "Fue un público muy atento, muy silencioso, muy interesado y muy abierto. Estuve sorprendida por la obra contemporánea que toqué. Sé que a veces, en ciertos lugares de Europa, el público se pone impaciente cuando uno interpreta una partición de un compositor de hoy. Aquí, es cierto era una obra corta pero muy contemporánea, difícil. Sin embargo, el público se quedó muy silencioso de principio a fin".

En efecto, en el amplio repertorio que interpreta, Esther Walker eligió una obra del compositor, director y oboísta suizo Heinz Holliger, quien estudió con Pierre Boulez.

El público mexicano descubrió así una música que no suele escuchar, y que la pianista suiza logró exponer de manera excelente, aprovechando con acierto los silencios de la obra, silencios que son parte integrante de esta composición.

Además, a través de la escritura del compositor suizo demostró que se puede ir más allá de los limites tradicionales del piano, explotando hasta sus últimas posibilidades los recursos que ofrece este instrumento.

El público mexicano tuvo la oportunidad de oír la obra de uno de los compositores suizos cuya música no es tan fácil escuchar fuera, y hasta dentro de Suiza.

Esther Walker lamenta que "la música contemporánea se quede en un ghetto; es siempre música de especialistas para músicos especializados y para un público conocedor". Sin embargo, la pianista suiza toca regularmente este tipo de música porque lo necesita. Pero no siempre lo puede hacer: "Es una cuestión de tiempo, porque al ser obras escritas para especialistas, hay partituras que me llevarían meses aprenderlas".

Una interpretación rica en matices

Además de Holliger, interpretó también a Mozart, Debussy Franz Liszt. En este caso lo hizo tocando una obra muy relacionada con la patria de Esther Walker: Les Années de Pèlerinage (Los años de peregrinación), Primer Año, Suiza, constituida de nueve piezas, empezando por La Capilla de Guillermo Tell y terminando con Las campanas de Ginebra.

En realidad, la elección de una obra suiza – contemporánea, si fuera posible – era un pedido de Pro Helvetia que financió el viaje para sumarse a la participación de Esther Walker en el Festival de Piano en Blanco y Negro a invitación del CENART de México.

Además de elegir una obra de Holliger, la pianista helvética decidió también tocar una partitura de Liszt, en la cual Suiza fue fuente de inspiración para el compositor húngaro.

A través del repertorio que eligió para los tres conciertos en la Ciudad de México la semana pasada, Esther Walker, quien estudió en el conservatorio de Lausana con Brigitte Meyer, testimonió su gran talento.

En las piezas de Liszt demostró su virtuosidad. Con la sonata Keuchel 533-494 de Mozart, su sensibilidad y los matices de su destacada interpretación. Y en su interpretación de las Estampas de Debussy logró restituir de manera muy sutil el carácter impresionista de la obra, gracias a un toque aéreo y una delicada agilidad de las manos.

El público mexicano supo apreciar y premió con nutridos aplausos cada una de las actuaciones de la pianista suiza.

swissinfo – Patrick John Buffe – Ciudad de México

Contexto

- El Centro Nacional de las Artes (CENART) organiza cada año el Festival Internacional de Piano en Blanco y Negro.

- A la décima edición de este Festival, del 7 al 30 de junio 2006 en la Ciudad de México, el CENART invitó solo a mujeres pianistas, de nacionalidades turca, rusa, polaca, mexicana, cubana, israelí y suiza.

- La pianista suiza Esther Walker recibió el apoyo de Pro Helvetia y de la Embajada de Suiza para acudir a esa cita.

- Interpretó obras de W-A Mozart (Sonata en fa major, KV 533-494), del compositor suizo Heinz Holliger (Tres nocturnos para piano), de Claude Debussy (Estampas) y de Franz Liszt (Los Años de Peregrinación, Primer año, Suiza).

- en 2007, Esther Walker interpretará en Alemania el primer concierto de Brahms, con la Orquesta Sinfónica de Göttingen, y en ese mismo año emprenderá una gira de conciertos por Suiza.

Fin del recuadro

Datos clave

- El Centro Nacional de las Artes (CENART) organiza cada año el Festival Internacional de Piano en Blanco y Negro.

- A la décima edición de este Festival, del 7 al 30 de junio 2006 en la Ciudad de México, el CENART invitó solo a mujeres pianistas, de nacionalidades turca, rusa, polaca, mexicana, cubana, israelí y suiza.

- La pianista suiza Esther Walker recibió el apoyo de Pro Helvetia y de la Embajada de Suiza para acudir a esa cita.

Fin del recuadro

Contexto

- Nacida en Zurich (Suiza), Esther Walker tomó clases de violín y entre 1985 y 1993 estudió piano con Brigitte Meyer, en el conservatorio de Lausana, ciudad donde vive;

- obtuvo la licencia de concierto, con primer premio de virtuosismo, y diploma de artista solista;

- en ese tiempo tomó también clases de música de cámara y participó en varias ocasiones en clases magistrales de Vitaly Margulis;

- obtuvo numerosos premios, entre otros el Premio internacional de música de cámara Charles Hennen (Países Bajos), el Premio internacional de mujeres en Berna (Suiza), y en Italia fue ganadora en 2001 del "Premio Absoluto" del Concurso Internacional de Música;

- en su carrera de concertista tocó con diversas orquestas, como la Sinfónica del Cairo, la de Göttingen o la Camerata de Zurich; en 2004, en el marco del Festival de Lucerna, interpretó una obra de Hindemith bajo la dirección de Claudio Abado;

- dio recitales en festivales como el de Salzburgo (en la serie Schlosskonzerte) o el Yehudi Menuhin en Gstaad.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×