El fabuloso destino de Anita Guidi

Anita a orillas de un río, cerca de una barca con gente local en la Amazonia brasileña. swissinfo.ch

Nacida en 1890, la pintora Anita Guidi soñaba con conocer el Amazonas y sus habitantes. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, dejó la seguridad de la neutral Suiza para hacer una expedición que cambiaría su vida para siempre. Incluso una galería de arte recién le hizo un homenaje.

Este contenido fue publicado el 11 octubre 2020 - 11:00
swissinfo.ch

Situada en el centro de Bulle, la capital de la región del Gruyère, la pequeña galería de arte de Osmoz, llevó a sus visitantes a una aventura de otro tiempo, a miles de kilómetros de distancia. 

Julien Scheuchzer, propietario de la galería nos recibió durante la muestra dedicada a la pintora.

"Anita Guidi nació en Friburgo en 1890 y fue probablemente la primera mujer pintora del cantón. Después de estudiar con las Hermanas Ursulinas, se formó en las artes con el gran pintor suizo Joseph Reichlen. Luego dejó Suiza para perfeccionar su técnica, no sólo en Italia, sino también en Londres, París y Berlín", explica Julien Scheuchzer.

Varios diarios de la época, en francés y en alemán, cuentan de la pintora suiza. swissinfo.ch

Adiós a la vieja Europa

Cuando estalló la guerra en 1939, se dijo que no había tiempo que perder para realizar un viejo sueño: descubrir el Nuevo Mundo y sus primeros habitantes, donde todo estaba todavía intacto, en el borde del Amazonas.

El dinero para el viaje a Brasil comenzó a ahorrarlo incluso antes de que empezara la guerra, principalmente gracias al dinero de la venta de sus cuadros. Pero Anita Guidi también vende todas sus posesiones. Se embarca en Lisboa para ir a Río de Janeiro. A bordo del naviero hay una multitud de pasajeros, más que de costumbre, que también dan la espalda en vísperas de Europa para buscar asilo en América del Sur.

"Mis amigos, los indios". Recorte de un diario en el que Anita Guisi cuenta sobre su aventura en Brasil. swissinfo.ch

En uno de los recortes de periódico de la época que relata la aventura de la artista, Anita Guidi habla de su llegada a Río, la transición del frío invierno europeo al calor del verano del hemisferio sur. Pero otro cambio la deja perpleja. Durante la travesía, dice que habló con muchos pasajeros en buen alemán, pero que cambiaron al francés poco antes de la llegada.

"Esta gente vino del Tercer Reich, pero viajaban con pasaportes suizos. En Europa, la guerra ya había comenzado y Brasil parecía paradisíaco y tranquilo", dijo.

Larga escala

Para empezar, Anita Guidi compró un apartamento y montó su estudio en Río. Su trabajo tiene un gran éxito y sus pinturas encuentran rápidamente comprador. Es con este dinero que la aventurera suiza pretende financiar su expedición al Amazonas.

Esta estancia en Río de Janeiro, entonces capital de Brasil, le permitió conocer a personas indispensables para la realización de su proyecto. La reunión más importante fue sin duda la del suizo Armin Edwin Caspar, que ya había realizado expediciones científicas a la Amazonia en nombre del gobierno brasileño y había trabajado directamente con el famoso explorador brasileño, el mariscal Cândido Rondon.

Caspar obtiene las autorizaciones necesarias para que la artista entre en territorio indígena. Le proporciona las medicinas necesarias para esta región y le acompaña como guía.

Anita Guidi prepara una enorme caja de metal con todo el material de pintura, compra varios rollos de lienzo - más de cien metros - para las pinturas que pretende hacer durante su expedición. Así, después de cuatro años de espera y preparación en Río, la aventurera está lista para partir de nuevo. Una vez más, vende su apartamento y todo lo que no considera absolutamente necesario para el viaje y vuela a Belém do Pará.

Dos docenas de lienzos

Una vez que llega, tiene que esperar otro mes para obtener todas las autorizaciones que las autoridades locales dicen que son necesarias para el éxito de la expedición. Informado por la prensa de la llegada de una pintora suiza, el gobernador del estado se ofreció a pasar este tiempo de espera pintando y le encargó una serie de cuadros de los distritos de la ciudad para el museo local.

En total, pintó dos docenas de lienzos; un encargo que contribuyó a financiar la expedición. Anita Guidi fue ayudada de nuevo por un joven para llevar todo el material, y se puso a su disposición un coche con conductor.

La suiza escribe que la gente de Belém probablemente nunca había visto a un pintor trabajando antes. Cada vez que montaba su caballete, toda una multitud se congregaba a su alrededor y la policía debía intervenir para que pudiera trabajar en paz.

Anita Guidi pintando en las calles de Belém do Pará. swissinfo.ch

Esta estancia en la capital del estado ayuda a la pintora a aclimatarse a la región. También conoce a los terribles mosquitos que serán sus inevitables compañeros durante la expedición.

En muchos aspectos, se le aconseja que abandone su proyecto; los peligros de tal aventura están representados en los colores más oscuros, para que entienda que una mujer nunca debe hacer tal viaje. Pero Anita Guidi responde con una sonrisa, confiada en que puede escapar de todas estas atrocidades.

Finalmente, la espera termina con la llegada de Armin Caspar desde Río de Janeiro. Se ha tomado unas vacaciones indefinidas y trae todo lo necesario para la expedición.

La pintora aventurera murió en 1978 sin dejar herederos. 

Su historia, contada en varios artículos de periódicos de la época, habría sido olvidada de no ser por la pasión de un admirador. "Mi padre recibió una pintura de la madre de la señora Guidi cuando ella estaba en Río de Janeiro. Más tarde, mi tío falleció y dejó otro cuadro aún más grande. Fue entonces cuando empecé a querer saber un poco más sobre ella", explica Bernard Préel.


Invitación a una exposición de Anita Guidi en Zúrich. swissinfo.ch

"Investigué un poco en Internet primero, pero no pude encontrar nada. Así que fui al Museo de Arte e Historia de Friburgo, que en 1949 había organizado una gran exposición sobre su trabajo en el Amazonas. Tampoco sabían mucho allí, pero estaban interesados en comprar uno de los cuadros", dice.

Un año después, Bernard Préel conoció a un gran coleccionista de cuadros de Anita Guidi. "Mi madre estaba en la misma residencia de ancianos que el Sr. Jean Thurler, y una vez, al hablar con la Sra. Thurler, me dijo que tenía muchos cuadros de Anita Guidi y que no sabía qué hacer con ellos", explica.

Además de las pinturas, Jean Thurler tenía varias cajas que contenían periódicos y los restos de las exposiciones más importantes que Anita Guidi había organizado en ese momento. "Me entusiasmó todo este material y pensé que había que hacer algo para recordar esta extraordinaria historia", dice Bernard Préel.

De vuelta a Suiza, Anita Guidi continuó con su arte con temas locales, retratos y naturezas muertas, antes de mudarse a un chalé en la región de Gruyère que bautizó con el nombre de “la Maloca”.

Anita en su chalé "la Maloca". swissinfo.ch

Jean Thurler trabajaba en el Banco Cantonal de Friburgo en ese momento y manejaba las finanzas del artista. "A medida que crecía, ya no podía salir de su casa y mi marido iba a su chalet para ayudarla. Le pagó con sus pinturas, que llenaron nuestra casa", dice Thurler, ahora de 83 años.

Habiendo vendido su casa, los Thurler están buscando un lugar para guardar la colección. Anita Guidi había guardado 300 pinturas en su hogar. Y en la galería de Bulle apenas algunos de sus cuadros pudieron ser presentados en este homenaje a esta suiza viajera.


Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo