Navigation

Ginebra internacional

El rostro cambiante de la Ginebra internacional

La Ginebra internacional es un importante centro del multilateralismo. Pero el sistema multilateral está bajo presión tras la pandemia de COVID-19 que ha impulsado las reuniones en línea y la guerra de Rusia en Ucrania.

Este contenido fue publicado el 27 abril 2022 - 00:23
Skizzomat (ilustración)

Si la pandemia ha puesto a dos instituciones ginebrinas en el punto de mira, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC); la guerra en Ucrania puso la mirada en los derechos humanos y las reglas del derecho humanitario internacional. Varias son las organizaciones que abordan este desafío. Uno de ellos, sin duda, el Consejo de Derechos Humanos. 

Tras dos años de conferencias virtuales, los diplomáticos y periodistas volvieron a hacer presencia física en el pleno del Consejo de los Derechos Humanos abierto el 28 de febrero pasado. Y muchos diplomáticos aprovecharon la ocasión para hacer una clara señal de rechazo, al abandonar la sala cuando tocaba el turno al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov de tomar la palabra.

El 4 de marzo, el Consejo respaldó por abrumadora mayoría una resolución que condenaba la invasión rusa y creaba una comisión de investigación sobre las violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario en Ucrania.


Pero la votación en la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 7 de abril para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos fue más "ambivalente", como dijo uno de nuestros analistas:

Con la crisis humanitaria y de refugiados en Ucrania, otros organismos de la ONU, como la agencia de refugiados ACNUR, con sede en Ginebra, y el Programa Mundial de Alimentos, tienen mucho trabajo para intentar prestar ayuda. Y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) también con sede en Ginebra, ha estado trabajando intensamente en Ucrania, además de intentar defenderse de la propaganda potencialmente dañina:

Pero mientras la mirada hoy apunta a Ucrania, la pandemia del COVID-19 no ha terminado y la Organización Mundial de la Salud (OMS) busca tirar de las lecciones hasta ahora aprendidas al respecto.

En una reunión especial celebrada en diciembre de 2021, los Estados miembros de la OMS se comprometieron a establecer conversaciones sobre un nuevo tratado mundial para hacer frente a futuras pandemias, pero es probable que no esté listo hasta dentro de tres años como mínimo

La OMS, organismo de la ONU con sede en Ginebra, fue fundada en 1948 para promover la atención sanitaria universal, establecer normas y coordinar la respuesta mundial a las emergencias sanitarias.

También enfrenta problemas de financiación.

En un movimiento innovador, la OMS lanzó una iniciativa para llevar las vacunas COVID-19 a los países en desarrollo, el grupo de vacunas COVAX. Está codirigido por la OMS, Gavi (la Alianza para las Vacunas) y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante las Epidemias (CEPI). Pero COVAX se ha visto obligado a revisar continuamente a la baja sus objetivos, debido a la falta de suministros de vacunas. 

La Organización Mundial del Comercio y las vacunas

La OMC es otra institución ginebrina que también enfrenta peticiones de reforma. Uno de sus debates más controvertidos a lo largo del año giró en torno a la cuestión de la desigualdad en las vacunas. 

La OMC tiene 164 países miembros y una larga historia.

En 2021 llegó al timón la primera persona procedente de África, que es también la primera mujer al frente de la entidad: Ngozi Okonjo-Iweala, de Nigeria.

Un "ecosistema fértil"

Ginebra no solamente alberga la sede europea de las Naciones Unidas y más de 40 organizaciones internacionales, sino también más de 700 organizaciones no gubernamentales, institutos de investigación y 177 misiones diplomáticas.

Más recientemente, se han sumado equipos de investigadores y expertos en justicia internacional que buscan reunir y preservar pruebas y preparar posibles casos penales sobre graves crímenes internacionales cometidos en Siria, Myanmar y Sri Lanka.

La plétora de organismos gubernamentales internacionales, ONG e instituciones académicas de Ginebra da lugar a lo que se ha denominado un "ecosistema fértil" para la investigación y la toma de decisiones internacionales.

Mientras que algunas ONG e incluso la ONU pueden verse amenazadas por los efectos de la pandemia, el Gobierno suizo apoya nuevas y futuristas "plataformas" ginebrinas, como la Iniciativa Digital Suiza y el Anticipador de la Ciencia y la Diplomacia de Ginebra (GESDA), que se encuentra en el "Campus de la Biotecnología", repleto de empresas emergentes con visión de futuro

GESDA, una fundación lanzada en 2019 con financiación del Gobierno suizo, la ciudad y el cantón de Ginebra, celebró su primera cumbre en octubre de 2021, presentando por primera vez su trabajo de manera pública.

La paz, los derechos humanos y la justicia internacional se mantienen como los ejes fundamentales. Desde Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos, órgano intergubernamental del sistema de la ONU, y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, con el apoyo de una miríada de ONG y académicos, promueven y protegen esos derechos fundamentales en todo el mundo.

La diplomacia digital en la era de la pandemia

El Palacio de las Naciones, la sede europea de la ONU en Ginebra, ha tenido tradicionalmente pasillos bulliciosos y salas de conferencias llenas de delegados y prensa de todo el mundo. Pero durante el primer semiconfinamiento  en Suiza, en la primavera de 2020, se convirtió en un “Palacio sin Naciones”.

Aunque ahora ha empezado a volver a la "nueva normalidad", muchas de sus actividades siguen realizándose, al menos parcialmente, en línea. La forma de trabajar en las organizaciones internacionales de Ginebra puede cambiar en el futuro, incluso después de la pandemia. 

Las presiones financieras son también una gran preocupación para las organizaciones de Ginebra, agravada por la pandemia de coronavirus, que ha puesto a prueba los límites del sistema multilateral.  

La tendencia a largo plazo puede ser que las grandes agencias internacionales transfieran ciertos recursos al terreno o a lugares más baratos, pero aunque Ginebra es cara, su factor de atracción sigue siendo fuerte por otras razones. Una de ellas es que los donantes, los responsables de la toma de decisiones y los expertos ya están allí.

"Mientras la ONU y el sistema internacional estén abiertos a la sociedad civil, habrá un efecto de atracción aquí en Ginebra", dijo Julien Beauvallet, jefe del Servicio de ONG del Centro Internacional de Acogida de Ginebra (CAGI). 

(Actualización de esta versión en español el 27 de abril de 2022 por Patricia Islas)

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?