Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, participa en una rueda de prensa en Liubliana el 8 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Ucrania impuso este martes nuevas sanciones a Rusia, a quien acusa de apoyar a los rebeldes separatistas del este ucraniano, bloqueando el acceso en su territorio a varias páginas y servicios de internet muy populares, propuestos por empresas rusas.

Las medidas decretadas por Kiev son contra la red social VKontatke (VK), el llamado 'Facebook ruso', que tiene más de 15 millones de usuarios ucranianos, así como la red Odnoklassniki y el portal Mail.ru. Las tres empresas son controladas por el magnate ruso Alisher Usmanov.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, denunció "una nueva manifestación de la política hostil y estrecha de miras respecto a Rusia, una nueva decisión después de tantas otras que violan el derecho de los ucranianos a informarse". No descartó medidas de represalia.

En un comunicado, Mail.ru afirmó lamentar una decisión "motivada políticamente" que "afectará, en primer lugar, a los usuarios (de estos servicios), los ciudadanos ucranianos", estimados en 25 millones.

En cambio, el bloqueo no debería tener repercusión en las previsiones financieras del grupo, pues la parte de Ucrania de sus ingresos no es "significativa", aseguró.

Estas sanciones apuntan también al grupo Yandex, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, propietario de un popular motor de búsqueda y que desarrolló numerosos servicios (agregador de artículos de prensa, cartografía).

El acceso a sus servicios están bloqueados, sus activos en Ucrania fueron inmovilizados y sus operaciones comerciales y financieras limitadas.

Las medidas adoptadas por el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, que alcanzan también a la empresa de seguridad informática Kaspersky Lab, amplían las que ya tomó contra Moscú desde la anexión de Crimea en marzo de 2014, preludio a un conflicto en el este que ha provocado más de 10.000 muertos en tres años.

En este sentido, las autoridades ucranianas han prohibido ciertos bienes, películas o libros rusos, restringido la actividad de filiales de bancos rusos o vetado su espacio aéreo a las compañías rusas.

Los decretos del martes aumentan de 682 a 1.228 el número de rusos o presuntos apoyos al Kremlin que tienen prohibido residir en Ucrania.

AFP