Un drama local el de Zug

Un familiar de una de las víctimas en Zug, deposita flores frente al edificio gubernamental. Keystone

Friedrich Leibacher, un suizo de 57 años, fue el hombre que ingresó a las instalaciones del Parlamento del cantón Zug (Suiza central) para disparar en contra de los presentes en la sala de sesiones. El resultado: 15 muertos, entre ellos el propio autor del ataque, y 15 heridos. La policía advierte que este hecho no tiene relación con los atentados en EE UU.

Este contenido fue publicado el 28 septiembre 2001 - 13:36

Ha sido confirmada la muerte de 15 personas en el atentado de esta mañana en las instalaciones del gobierno cantonal de Zug. En esta cifra se incluye también al autor de la matanza y sus víctimas: 3 miembros del Gobierno y 11 del Parlamento de Zug.

Uno de los sobrevivientes del atentado y miembro del gobierno de Zug, Robert Bisig, informó que el atacante entró al recinto legislativo en plena sesión vestido con un chaleco negro en el que se inscribía la palabra 'Policía' y abrió fuego contra los presentes, alrededor de las 10:30 de la mañana de este jueves.

El autor de los disparos realizó su ataque en solitario con dos armas, un fusil de asalto 90 y una pistola Sigg, Sobre estos artefactos, la policía dará mayores detalles el viernes por la mañana.

El acto tendría relación con un recurso presentado por el agresor, ante las autoridades de vigilancia, objetado esta mañana por el Parlamento. Tras este rechazo él habría gritado varias veces, demandando que su queja fuese tomada en consideración.

Nada que ver con los atentados de EEUU

Las autoridades locales advirtieron desde el medio día que este atentado no tiene relación alguna con los hechos ocurridos en Estados Unidos.

Urs Hürlimann, comandante de la Policía de Zug, indicó que se trata de "un problema local, que no tiene ninguna relación con los atentados".

Una afirmación que se confirma con la identidad del agresor y con el hallazgo de su automóvil, frente al edificio gubernamental, en el que se encontraron más armas y una carta en la que se habla de una "jornada de cólera para la mafia de Zug".

El procurador general helvético, Valentin Roschacher, presente en Zug, también advirtió la falta de conexión entre los dos hechos.

El caso de Friedrich Leibacher tiene unos dos años de historia: Este hombre había depositado múltiples quejas en contra de diferentes personalidades de la vida pública local, había escrito un panfleto contra las autoridades y las había insultado por escrito. Todas sus quejas y recursos fueron cerrados por la justicia de Zug ya que no tenían ningún nexo con la realidad. El origen de su cólera desmedida: un conflicto con un chofer del transporte público de Zug.

Investigación del Ministerio Público

Competente en materia de atentados con explosivos, el Ministerio Público de la Confederación colabora en las investigaciones emprendidas por las autoridades cantonales. También participan los servicios científicos de la Policía cantonal de Zúrich.

El lunes 1 de octubre se realizarán los funerales de las víctimas de esta agresión en Zug, capital del cantón del mismo nombre, una de las 26 entidades que componen la Confederación Helvética, situado en la zona central del país.

Consternación tras el evento

La noche de este jueves se programó una misa en memoria de los dirigentes locales mientras que el Gobierno Federal y las autoridades de los cantones y municipios helvéticos han expresado su consternación. Incluso el Consejo de Europa desde Estrasburgo guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de Zug.

El presidente de la Confederación Moritz Leuenberger y otros representantes de las autoridades federales también se han dirigido hacia Zug la noche de este jueves. "Este no sólo ha sido un golpe a la humanidad, sino también a nuestras instituciones democráticas" advirtió Leuenberger, luego de conocer la tragedia vivida en esa pequeña entidad, famosa en Suiza, sobre todo, por ofrecer a sus ciudadanos una baja tasa impositiva.

Patricia Islas Züttel

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo