Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Muebles que desafían las buenas formas



Grandpa Beaver (1987), de Frank Gehry: sillón hecho con papel de embalaje reciclado y prensado.

Grandpa Beaver (1987), de Frank Gehry: sillón hecho con papel de embalaje reciclado y prensado.

A mediados de los años 60 el diseño de muebles sufrió una extraordinaria revolución en estilos, materiales y usos, lo que provocó un cambio radical en la manera de habitar las casas y apropiarse de su espacio.

El Museo del Diseño de Zúrich (Museum für Gestaltung) dedica una singular exposición a este tema que no por casualidad se titula ‘Muebles sin forma’.

Los diseños del mobiliario moderno no han dejado de evolucionar hasta hoy, convirtiéndose en uno de los mejores medios para tomar el pulso de una sociedad como la nuestra.

Una postura iconoclasta

Artistas de la talla de Joseph Beuys, Robert Morris, Michelangelo Pistoletto, César Baldaccini y Lynda Benglis, lanzaron hacia la década de los 60 un tremendo desafío al hacer de la llamada ‘anti forma’ un punto de partida de la creación artística.

Fue así como la experimentación se transformó en la base para crear estructuras radicales y novedosas, construidas con una impresionante gama de elementos.

Según estos creadores iconoclastas todo podía utilizarse en la elaboración de un nuevo objeto: el hilo de alambre para empaquetar, la resina, los plásticos, la tierra, las felpas, los pedazos de tela, los cartones, etc. Nada debía desecharse.

De este modo, el mundo geométrico y convencional que amoldaba la vida de cada día, recibió un duro golpe al enfrentarse con una magnitud de materiales nunca antes pensados, cuya influencia se dejó sentir de inmediato en el diseño de muebles.

Esculturas que se ven y se usan

Varias de las piezas de esta exhibición en Zúrich oscilan entre verdaderas obras escultóricas y muebles modernos o contemporáneos.

A pesar de la gran diversidad de sillas, bancas o sillones expuestos, todos han sido elaborados bajo la idea fundamental de que “la forma debe seguir el material que se emplea”.

Uno de ellos es ‘Armchair’ (1964), sillón hecho de poliuretano creado por Gunnar Aagaard Andersen, con el que se abre la muestra. Es un ejemplo sobrecogedor de cómo un objeto aparentemente de uso cotidiano puede adquirir dimensiones fantasmagóricas o teatrales debido a su estructura y, sobre todo, al producto con el que ha sido fabricado.

Otras piezas, en cambio, sin abandonar la función propia de un mobiliario de casa, no renuncian por eso a su lado estético.

De Gaetano Pesce aparece ‘Feltri’ (1987), una sobria y elegante poltrona que como un abanico verde se abre a manera de trono, confeccionado con fieltro, resina, cáñamo y algodón. El efecto es en realidad imponente.

Entre obra artística y sillón para salón, se exhibe ‘Terraza’ (1973), proyecto de Ubald Klug. Se trata de una curiosa sucesión escalonada de planchas acolchonadas tapizadas con piel marrón, que siguen justamente el modelo de una terraza con diferentes niveles.

De Fernando y Humberto Campana se presenta ‘Corallo’ (2004), una ligerísima banca para jardín que parece flotar en el aire. Está realizada con alambre para embalar y recubierta con un fino polvo de coral, lo cual le da una extraordinaria ligereza.

Bolsas, papeles y trapos

En varias ocasiones la materia con la que se fabrica un mueble indica el grado de desarrollo industrial de una sociedad como la suiza, la alemana o la italiana.

Es el caso de ‘Logo’ (1994), diseñado por Bär+Knell, un sofá recubierto con bolsas de plástico usadas, adquiridas en el supermercado, sobre las que destaca el logotipo de diversas marcas. El plástico es un producto más bien modesto, pero pone al descubierto la euforia causada por su uso en una sociedad de consumo altamente desarrollada.

La fascinación de la creación artística por todo lo que significa desechos o basura, no data de ayer.

El sillón hecho con papel de embalaje reciclado y prensado de Frank Gehry (1987) es un verdadero monumento dedicado al papel y a la industrial moderna.

La silla construida con pedazos de tela de vestidos viejos, unidos con cintas de alambre, es una obra del diseñador Tejo Remy (2008). Su empeño es borrar a través de la tela la frontera que separa la esfera elevada del arte y la vida diaria, y al mismo tiempo con estos coloridos retazos de vestidos se hace referencia al tema ecológico.

Una bolsa para el cuerpo

El famoso ‘Sacco’ (1968), inventado por Gatti, Paolini y Teodoro, es una de las piezas emblemáticas de esta muestra. Se trata sencillamente de una gran bolsa de vinilo rellena con pequeñitas bolas de polietileno, cuya forma flexible y ligera se adapta perfectamente a la movilidad y a la postura que adopta el cuerpo al sentarse en ella.

Este original y simple sillón dio la libertad de adquirir nuevas posturas corporales, más relajadas y quizás más provocadoras, por lo cual se convirtió en un icono de la cultura pop de los años 60 que proclamaba la liberación de las costumbres.

La exposición ‘Muebles sin Forma’ en el Museo del Diseño de Zúrich cerrará sus puertas el 14 de febrero.

Araceli Rico, Zúrich, swissinfo.ch

DATOS CLAVE

El Museo del Diseño de Zúrich (Museum für Gestaltung) presenta una novedosa exhibición llamada ‘Muebles sin forma’, referente a diseños de sofás, sillas y sillones de los años 60 a la época actual.

La muestra ofrece un interesante espectro desde el mobiliario fabricado con materiales simples y de fácil adquisición, como el humilde plástico, hasta diseños sofisticados creados con la tecnología digital moderna.

La temática de esta exhibición sobre el diseño de muebles está fundamentada en las ideas que Georges Bataille desarrolló en su ‘informe’ acerca de las deformaciones originadas en el transcurso del siglo XX, así como en la llamada ‘anti forma’ lanzada por Robert Morris y en los recientes experimentos relacionados con la ‘no forma’ que aparecen en los textos de Greg Lynn y Jerszy Seymour.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×