Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Bolivia se 'populariza' el referéndum

En Bolivia existen 36 pueblos originarios, entre ellos los aimaras.

(Keystone)

Una peligrosa crisis política aviva ciertas actitudes racistas y pretensiones separatistas que amenazan la cohesión nacional. La solución estaría en referendos sucesivos.

Este mecanismo esencial de la democracia directa suiza, que se remonta siglo y medio atrás, gana actualidad en países como Bolivia, donde se lo ve como el único medio para corregir las distintas visiones de poder.

El campesinado, mayoritario entre los nueve millones de habitantes, acrecienta sus espacios políticos, mientras la clase media se siente cada vez más desdeñada por el gobierno de Evo Morales, el primer presidente indígena de Bolivia. Los empresarios reclaman incentivos, escasea la inversión extranjera y avanza el proceso de nacionalizaciones, hasta ahora negociadas, sobre todo en el sector de los hidrocarburos.

Con este telón de fondo, el proyecto de una nueva Constitución es cuestionada por seis prefectos departamentales, cinco de los cuales pretenden imponer sus estatutos autonómicos y manejar los fondos que tribute la explotación del petróleo y del gas. Así las cosas, protagonizaron un diálogo de sordos cuya tabla de salvación serían las urnas. swissinfo recogió las impresiones del embajador de Suiza en Bolivia, Marco Rossi, y del viceministro boliviano de Minería, Pedro Mariobo.

La empresa no es sencilla

Bolivia no desconoce este mecanismo democrático, pero si son muchos y paralelos implica 'un desafío muy grande' que, a juicio del embajador de Suiza en La Paz, Marco Rossi, exige una adecuada preparación de las autoridades competentes, tanto por los costos financieros como por los políticos que conlleva.

"Estamos cayendo en una 'referenditis'. Queremos referéndum para todo" admite a su vez el viceministro de Minería, Pedro Mariobo, al sentar que esta situación deriva de una primera consulta, en su opinión, poco clara en sus preguntas, que en 2005 determinó conceder autonomía a cuatro departamentos y convocar una Asamblea Constituyente que redacte una nueva Carta Magna.

A diferencia de Suiza, donde el referéndum es, desde 1848, parte sustancial de su democracia directa, Bolivia da los primeros pasos serios en la materia.

"Tenemos una práctica desde hace más de 150 años en utilizar referendos. La utilizamos muchísimo. Por ejemplo entre los años 1980 a 2006, es decir en 25 años, se realizaron casi 140 referendos sobre diferentes cuestiones", explica a swissinfo el embajador Rossi.

En cambio, Mariobo opina que "Bolivia hace política de masas o sea que se confía más en la cantidad y en la fuerza de esa cantidad. Por eso es que tenemos muchas marchas, bloqueos, muchas expresiones colectivas que no se ven en Suiza". Aquellas "son democracias maduras, de años", precisa el viceministro aludiendo a la frágil democracia boliviana de 25 años.

"Hay una diferencia enorme en tiempo y en calidad, en cuanto a la cultura política de ambos Estados", destaca el viceministro boliviano de Minería.

Cualquiera sea la consideración, una solución a la actual crisis política en Bolivia parece descansar en el juicio de las urnas. El 'soberano' decidiría con su voto si renueva o retira su confianza a Evo Morales y los prefectos, y si acepta la nueva Constitución, impulsada sobre todo por el partido gobernante Movimiento al Socialismo.

"Lo importante es que se respeten las reglas establecidas", sentencia el embajador Rossi.

Nacionalización y atracción a inversiones

El momento actual en Bolivia hace que los potenciales inversionistas extranjeros, e incluso nacionales, opten por la cautela. Más aún dado que algunos sectores radicales reclaman nacionalizaciones inmediatas y completas, como las impuestas por la revolución insurreccional de 1952 y 1953.

"Los cambios a realizarse no son insurreccionales y tienen que ser actos continuados, graduales, pacíficos, democráticos", señala Pedro Mariobo, al tiempo de insistir en que ese proceso garantiza la oferta a las inversiones para explorar y explotar recursos naturales, siempre y cuando respeten las leyes bolivianas.

"Es cierto que la situación política actual puede no favorecer de manera directa las inversiones privadas extranjeras", admite el embajador suizo Marco Rossi, aludiendo a las dudas que surgen sobre las futuras reglas.

Dado que la nueva Constitución modifica ciertas normas y los estatutos autonómicos proponen a su vez sus puntos de vista en la materia, "es muy difícil saber cómo van a terminar esas reglas e imagino que hay mucha cautela en hacer en este momento nuevas inversiones", añade el diplomático.

Con todo, el viceministro Mariobo considera que ninguna petrolera se ha ido del país, y que esa es una señal clara del Gobierno a la inversión extranjera.

Glencore a un paso de la solución

La nacionalizada fundición de Vinto atañe a los intereses de la empresa Sinchi Wayra, subsidiaria de la multinacional suiza Glencore. En el proceso de arreglo se ha logrado que "las negociaciones de compensación, indemnización, etc. se ajusten a las leyes bolivianas", señala el viceministro de Minería Pedro Mariobo y anticipa que el diferendo podría ser resuelto hasta fines de este mes de febrero.

Por parte del Gobierno de Suiza es importante, como en los referendos, que "se respeten las reglas establecidas si hay un acuerdo de protección de inversiones en el cual se establece bajo qué condiciones se pueden realizar nacionalizaciones", precisa el embajador Rossi.

El diplomático suizo espera que en la reunión de este mes se encuentre una solución satisfactoria para ambas partes, y así no sea necesario acudir a un tribunal de arbitraje.

swissinfo, Félix Espinoza R., La Paz

Contexto

Bolivia es independiente desde 1825. Su vida republicana se ha desenvuelto entre constantes golpes de Estado y democracias circunstanciales. Desde enero de 2006 es gobernada por el primer presidente indígena, Evo Morales.

Su victoria histórica (54% de votos) y los cambios que pretende aplicar son seguidos con interés por la comunidad internacional, aunque también con objeciones en el país, sobre todo por las reformas que pretende en la redistribución de las tierras.

Los prefectos que exigen autonomía plena son autoridades políticas de departamentos con recursos de hidrocarburos.

Fin del recuadro

Países multiculturales

Suiza es desde 1848 un Estado Federal integrado por 26 cantones, mientras que Bolivia es un Estado centralista con 9 departamentos. El primero concentra a 7,4 millones de habitantes; el segundo a casi 9 millones.

La Confederación Helvética consta de cuatro regiones culturales y lingüísticas: alemana, francesa, italiana y retorromana (o romanche). Todas se ven reflejadas en su sistema de democracia directa, aunque la retorromana lo esté sólo parcialmente.

En Bolivia existen 36 pueblos originarios, quechuas, aimaras y guaraníes, entre ellos. La nueva Constitución, de momento cuestionada por su 'modus operandi', los incorporaría efectivamente en la vida política.

Junto con la iniciativa, el referendo obligatorio y el referendo facultativo son probados mecanismos de consulta en el sistema político suizo que data de hace 150 años. Países como Venezuela, Ecuador o Bolivia, en cambio, comienzan a anclar el referendo en sus prácticas democráticas.

La peligrosa crisis política que vive Bolivia sería resuelta con tres referendos: uno revocatorio que renueve o retire la confianza al presidente y los nueve prefectos departamentales; otro que dirima las diferencias sobre el contenido del proyecto de Constitución; y un tercero que respalde o rechace la Carta Magna propuesta.

Fin del recuadro

COSUDE: Inundaciones

Suiza destina 554.000 francos (443.000 dólares) a las víctimas de las recientes inundaciones que han se han cobrado 55 vidas humanas y han dejado sin techo y cultivos a más de 50.000 personas, sobre todo en el Beni, oriente del país.

La suma servirá para comprar alimentos para los damnificados, según Marco Rossi, que desempeña los cargos de embajador y director residente de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) en Bolivia.

COSUDE respalda desde 1969 proyectos de desarrollo destinados a disminuir el alto índice de pobreza en el país andino.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×