Navigation

Skiplink navigation

Huawei vende su marca Honor, agobiado por las sanciones de EEUU

El directivo de la compañía china de telecomunicaciones Huawei George Zhao, presenta los teléfonos inteligentes Honor 20 Series, el 21 de mayo de 2019 en Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 17 noviembre 2020 - 01:34
(AFP)

El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei anunció el martes que ha vendido su marca de teléfonos Honor, una operación, según la empresa, necesaria para salvar esta marca ante las "terribles" presiones que provocan las sanciones estadounidenses en la cadena de suministro.

El grupo privado basado en Shenzhen (sur de China) está en el punto de mira del presidente Donald Trump que sospecha que hace espionaje para el gobierno chino, lo que refuta la empresa.

Huawei, uno de los tres principales fabricantes de teléfonos inteligentes del mundo, entró el año pasado en la lista negra de Washington para impedirle que compre tecnologías y componentes indispensables para sus teléfonos.

Un consorcio de 40 empresas chinas compraron Honor, entre ellas, distribuidores, agentes y otras sociedades cuya supervivencia depende de esta marca, que vende teléfonos baratos, indicaron Huawei y este consorcio el martes en sendos comunicados.

El gigante chino asegura que la producción "está sometida a terribles presiones", ya que el grupo no logra suministros de componentes electrónicos debido a las sanciones estadounidenses.

"La venta ayudará a los vendedores y proveedores de Honor a superar este periodo difícil", estimó en un comunicado el grupo, que espera que al salir de la órbita del Huawei, la compañía pueda volver a abastecerse con normalidad.

Honor, marca destinada principalmente a los jóvenes y presupuestos bajos, vende, según Huawei, unos 70 millones de teléfonos al año.

Tras esta venta, Huawei ya no dispone de ninguna acción ni "está implicada en la gestión del negocio ni en la toma de decisiones de la nueva empresa Honor", precisó.

El gobierno estadounidense ha adoptado medidas para expulsar a Huawei del mercado en Estados Unidos, disuadir a las compañías estadounidenses de colaborar con la compañía, y cortarle el suministro mundial de semiconductores y otros componentes.

El pasado militar del fundador de la empresa, Ren Zhengfei, así como su pertenencia al Partido Comunista Chino, han alimentado las sospechas sobre la influencia del régimen en el grupo.

Washington ha multiplicado las presiones a sus aliados para que prohíban el equipamiento 5G de Huawei, arguyendo los riesgos en términos de ciberseguridad.

La empresa china ha desmentido categóricamente las acusaciones estadounidenses, y atribuye la ofensiva a que es víctima del deseo de Estados Unidos de eliminar a un poderoso competidor.

De hecho, la venta de Honor sin duda lastrará al fabricante en su carrera por las ventas mundiales de smartphones, ante sus competidores surcoreano Samsung y estadounidense Apple.

Huawei se convirtió en el número uno mundial en el segundo trimestre de 2020, antes de caer a la segunda plaza en el tercer trimestre, según la oficina de estudios Canalys.

- "Mejor solución" -

"Esta adquisición es una inversión dictada por el mercado para salvar la cadena industrial de Honor", dijo el martes el consorcio de compradores.

"Es la mejor solución para proteger los intereses de los consumidores, de los vendedores, de los proveedores, socios y empleados de Honor".

Entre los compradores figuran empresas cotizadas en bolsa, entre ellas el gigante de la venta al por menor y en línea Suning.com.

Huawei ha recibido una serie de malas noticias en las últimas semanas.

A finales de octubre, el grupo anunció una fuerte ralentización de su volumen de negocio en nueve meses.

También quedó fuera de la futura red 5G en Suecia tras una decisión similar este verano en Reino Unido. No obstante, la justicia sueca ha suspendido la exclusión mientras se pronuncia sobre el fondo del asunto.

Compartir este artículo