Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Defensa de EEUU, Jim Mattis, el pasado 22 de mayo en el Pentágono, en Washington

(afp_tickers)

EEUU, que interceptó de manera exitosa el martes una réplica de un misil balístico intercontinental como los que desarrolla Corea del Norte, efectuará una nueva prueba a finales de 2018, anunció este miércoles el Pentágono.

Este tipo de pruebas es poco frecuente porque son muy caras y la cantidad de misiles antimisiles utilizados para estos lanzamientos no es muy alta. Según las previsiones del Pentágono, sólo habrá 44 unidades en servicio a finales de año.

El sistema de "defensa en tierra a mitad de recorrido" probado el martes tuvo problemas en ensayos previos y, aunque tuvo un resultado exitoso la última vez que fue probado en 2014, había fallado en los tres anteriores intentos contra misiles mas lentos.

El presidente Donald Trump prometió acelerar las inversiones en la defensa antimisiles del territorio estadounidense para contrarrestar mejor las amenazas que representan los misiles norcoreanos o iraníes.

Corea del Norte acelera sus esfuerzos para dotarse de un misil nuclear intercontinental, capaz de alcanzar Estados Unidos.

Según el vicealmirante Jim Syring, director de la Agencia de Defensa Misilística estadounidense, el próximo ensayo "en otoño" boreal de 2018 pondrá en juego a dos cohetes de interceptación contra un solo misil blanco, dando así más "realismo" a la prueba.

En efecto, si EEUU fuera verdaderamente apuntado por misiles lanzados por Corea del Norte o Irán, está previsto que lance "más de un" cohete de interceptación para cada misil, explicó en una rueda de prensa en el Pentágono.

El anuncio del Ejército estadounidense el martes de que interceptó de manera exitosa una réplica de un misil balístico intercontinental, tiene lugar un día después de que Corea del Norte anunciase como exitosa la prueba de un misil balístico. El ensayo del martes costó "244 millones de dólares", indicó el miércoles Syring.

"Todos nuestros sistemas se han comportado exactamente como esperábamos", estimó. "Las lecciones que hemos aprendido nos van a permitir seguir progresando para mantenernos adelantados" a las capacidades de países como Corea del Norte, dijo.

El nuevo presupuesto de defensa de Trump prevé comenzar a desarrollar un nuevo misil de interceptación a partir de este año, con el objetivo de poder ponerlo en marcha en 2025, añadió Syring.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP